Otros tratamientos contra el hipertiroidismo
English Version

Además de los medicamentos y la cirugía, el yodo radioactivo es una opción de tratamiento para ciertos tipos de hipertiroidismo.

Yodo radioactivo (radioyodo)
El yodo radioactivo se ingiere por boca y es absorbido por la glándula tiroides. Una vez en la glándula, despide la radiación que daña las células tiroideas y retarda la producción de hormona tiroidea. El yodo radioactivo que no se absorbe en la tiroides sale del cuerpo dentro de los dos a tres días, principalmente a través de la orina y otros fluidos corporales.

El cálculo de la dosis correcta de yodo radioactivo es complejo. Debe hacerlo un especialista idóneo. También hay muchos médicos que administran una dosis estándar de yodo radioactivo. Los efectos biológicos de la radiación varían según las distintas personas y el tiempo que demora la cura del hipertiroidismo también varía mucho.

En general, este tratamiento es eficaz hasta en el 90% de quienes padecen la enfermedad de Grave después de dos meses. Pero, en algunos casos, puede demorar hasta seis meses. Son pocas las personas que requieren un segundo o, incluso, un tercer tratamiento. Esto sucede con mayor frecuencia entre los hombres, las personas menores de cuarenta años y quienes tienen un bocio grande. Después del tratamiento con yodo radioactivo, es posible que se contraiga el tamaño de la glándula tiroides.

Los efectos secundarios del tratamiento con yodo radioactivo incluyen:

  • Dolor o malestar en el cuello
  • Dolor de las glándulas salivales, que están ubicadas a los costados de la boca
  • Empeoramiento de los síntomas de hipertiroidismo durante unos días
  • Empeoramiento de los malestares de la vista en la enfermedad de Grave, especialmente en los fumadores. Si fuma, es posible que no se le aplique yodo radioactivo.
  • Cambios en el gusto
Después de este tratamiento, existe la posibilidad de que tenga hipotiroidismo, una condición caracterizada por deficiencia de la hormona tiroidea en sangre. Esto puede presentarse ya desde los dos meses o, incluso, recién a los veinte años después del tratamiento. El riesgo disminuye después del primer año y sucesivamente año tras año. Debido a ello, es importante consultar al médico según se le indique durante el primer año para hacerse chequeos regulares de la tiroides. El hipotiroidismo se trata con un reemplazo de la hormona tiroides.

Consideraciones especiales
  • Si está embarazada o amamantando, no se puede aplicar el tratamiento radioactivo. Puede provocar daños en la tiroides del feto o del bebé.
  • Si es mujer en edad fértil, debe tener una prueba de embarazo negativa antes de empezar el tratamiento. Por lo tanto, debe utilizar un método anticonceptivo durante al menos seis meses después del tratamiento.
  • Si toma medicamentos antitiroideos, debe interrumpirlos antes de empezar con el radioyodo para que la captación de yodo sea óptima. Su médico le dirá con cuánta anticipación debe interrumpir el medicamento.
  • Si tiene más de 65 años o sufre una condición cardíaca, es posible que deba tomar otros medicamentos antitiroideos durante varias semanas antes y después del tratamiento con yodo radioactivo. Esto se hace para evitar la tiroiditis posradiación, condición en la que se libera un exceso de hormona tiroidea después del procedimiento.
  • La cantidad de radiación que recibe no es peligrosa. Para mayor seguridad, los médicos recomiendan no compartir períodos prolongados con embarazadas ni con niños pequeños. La mayoría de los médicos sugieren dormir solo durante dos días y evitar besar durante dos o tres días. Una pequeña cantidad de yodo radioactivo se expulsa en la saliva.
  • Si tiene una enfermedad de la vista activa relacionada con el hipertiroidismo, tiene que evitar este tratamiento.



References:
American Association of Clinical Endocrinologists. Medical guidelines for clinical practice for the evaluation and treatment of hyperthyroidism and hypothyroidism. Endocrine Practice. 2002;8:457-469.

Hyperthyroidism. EBSCO DynaMed website. Available at: https://dynamed.ebscohost.com/about/about-us. Updated March 12, 2013. Accessed November 25, 2013.

Bonnema SJ, Bartalena L, et al. Controversies in radioiodine therapy: relation to ophthalmopathy, the possible radioprotective effect of antithyroid drugs, and use in large goiters. Eur J Endocrinol. 2002;147:1-11.

Kasper DL, Harrison TR. Harrison's Principles of Internal Medicine. 16th ed. New York, NY: McGraw-Hill; 2005.

Pearce EN. Diagnosis and management of thyrotoxicosis. Brit Med J. 2006;332:1369-1373.

Last Reviewed November 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.