Reduciendo Su Riesgo de Cálculos Biliares
English Version

Éstos son algunos pasos que usted puede seguir para ayudar a reducir su riesgo de cálculos biliares:

Haga Cambios en Su Dieta
Consumir una dieta alta en fibra y baja en grasa podría ayudar a reducir su riesgo de cálculos biliares. Además, existe evidencia de que el consumo incrementado de varias nueces también podría reducir su riesgo.

Esté al Tanto de los Efectos Secundarios de Medicamentos
Si es posible, evite el uso de estrógeno, ceftriaxona, y octreotida, los cuales se conocen por incrementar el riesgo de formación de cálculos biliares.

Alcance y Mantenga un Peso Saludable
Mantener un peso saludable es una clave para reducir su riesgo de futuros cálculos biliares. Si usted tiene sobrepeso, se aconseja una pérdida lenta de peso debido a que ayunar y hacer dietas extremas podría conllevar a cálculos biliares. Pida a su médico un plan para bajar de peso que sea seguro y efectivo para usted. Su médico también lo puede canalizar con un dietista registrado (RD) que le pueda ayudar a cambiar sus hábitos alimenticios para bajar de peso.

Haga Ejercicio Regularmente
El ejercicio regular y vigoroso podría reducir el riesgo de cálculos biliares. Además de controlar su peso, el ejercicio normaliza los niveles de azúcar sanguínea e insulina. Cuando estos niveles están anormales, podrían contribuir al desarrollo de cálculos biliares.




Referencias:
American College of Gastroenterology website. Disponible en: http://www.acg.gi.org .

National Institute of Diabetes & Digestive & Kidney Disease website. Disponible en: http://www2.niddk.nih.gov/ .

Venneman NG, van Erpecum KJ. Gallstone disease: primary and secondary prevention. Best Pract Res Clin Gastroenterol. 2006;20:1063-1073.

Last Reviewed octubre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.