Síntomas del Trastorno de Ansiedad Generalizada (GAD)
English Version

El trastorno de ansiedad generalizada puede afectar tanto a adultos como a niños. Los individuos con trastorno de ansiedad generalizada con frecuencia tienen síntomas psicológicos y físicos. Ellos podrían visitar al médico muchas veces antes de ser diagnosticados. Con frecuencia, ellos le piden al médico que les ayude con las quejas relacionadas con el trastorno de ansiedad generalizada, como dolores de cabeza o dificultad para quedarse dormidos. La reticencia a discutir problemas emocionales y preocupaciones podría conllevar a un retraso en el diagnóstico.

Síntomas psicológicos del trastorno de ansiedad generalizada incluyen:
  • Preocupación presente excesiva, aunque no hayan señales de problemas
  • Incapacidad de relajarse
  • Dificultad para concentrarse, no acordarse de nada
  • Sentirse tenso, nervioso, o inquieto
  • Irritabilidad o agitación
  • Dificultad para dormir

Síntomas físicos del trastorno de ansiedad generalizada incluyen:
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga
  • Temblores
  • Tensión muscular
  • Sudoración
  • Aturdimiento
  • Falta de aliento
  • Náusea
  • Micción frecuente en adultos y enuresis en niños
  • Dolores y malestares
  • Malestar gastrointestinal, incluyendo diarrea, acidez estomacal, y flatulencias
  • Boca seca
  • Manos frías y húmedas
  • Dificultad para deglutir
  • Latidos cardiacos rápidos




Referencias:
Anxiety Disorders Association of America website. Disponible en: http://www.adaa.org/ .

National Institute of Mental Health website. Disponible en: http://www.nimh.nih.gov/ .

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.