Factores de Riesgo para Fibroides Uterinos
English Version

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Es posible desarrollar fibroides con o sin los factores de riesgo listados a continuación. Sin embargo, mientras más factores de riesgo tenga, será mayor su probabilidad de desarrollar fibroides. Si usted tiene numerosos factores de riesgo, pregunte a su médico lo que puede hacer para reducir su riesgo.

Edad
Por lo general, los fibroides uterinos se desarrollan en mujeres de 13 a 50 años de edad aproximadamente (en edad reproductiva). Sin embargo, también se pueden encontrar en mujeres mayores (por lo general sin síntomas).

Origen Étnico
Las mujeres de raza negra tienden a tener más fibroides y más grandes a una edad más temprana. Las mujeres asiáticas tienen una frecuencia más baja de fibroides uterinos sintomáticos.

Obesidad
Las mujeres que tienen sobrepeso u obesidad para su estatura (con base en el índice de masa corporal o BMI) también tienen un riesgo ligeramente más alto de desarrollar fibroides que las mujeres que están en el peso promedio para su estatura.

Embarazo
Las mujeres que han dado a luz posiblemente tengan un riesgo más bajo de desarrollar fibroides uterinos.




Referencias:
The Merck Manual of Diagnosis and Therapy . 17th ed. Merck and Co.; 1999.

Fibroids. National Institute of Child Health and Human Development website. Disponible en: http://www.nichd.nih.gov/publications/pubs/fibroids/sub1.htm#who .

The National Uterine Fibroids Foundation website. Disponible en: http://www.nuff.org/health_riskfactors.htm .

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.