Reducción del riesgo de disfunción eréctil (impotencia)
English Version

Un factor de riesgo incrementa la probabilidad de contraer una enfermedad. Algunos factores de riesgo se pueden evitar, como el tabaquismo. Hay otros factores de riesgo que no se pueden controlar, como la composición genética. Si usted tiene un factor de riesgo para la disfunción eréctil que pueda cambiar, hacerlo podría reducir su riesgo.

Para reducir su riesgo de volverse impotente:

  • Controle sus condiciones médicas.
  • Hable con el médico acerca de cambiar los medicamentos que utiliza.
  • Mantenga una dieta saludable y un programa de ejercicio.
  • Deje de fumar.
  • No consuma drogas.
  • Evalúe la posibilidad de solicitar asesoramiento.

Control de las condiciones médicas
Algunos casos de disfunción eréctil se deben a enfermedades crónicas de los pulmones, el hígado, los riñones, el corazón, los nervios, las arterias o las venas. Con la ayuda de su médico, es posible controlar las condiciones que podrían afectar su capacidad de tener una erección, como presión arterial alta , diabetes , enfermedad cardiovascular y depresión .

Hable con su médico acerca de los medicamentos
Si usted sospecha que su medicamento es la causa del problema, consulte a su médico acerca de cambiarlo o ajustarlo. Los medicamentos para las siguientes condiciones suelen provocar disfunción eréctil como efecto secundario:

Mantenga una dieta saludable y un programa de ejercicio
Consuma una dieta saludable baja en grasas saturadas y rica en frutas, verduras y granos enteros.

Comience un plan regular de ejercicio y manténgalo. Elija ejercicios que usted disfrute e inclúyalos dentro de su rutina diaria. Esfuércese por mantener un programa de ejercicio que lo mantenga en buen estado físico y en un peso saludable. Para muchas personas, este programa incluye caminar o realizar una actividad aeróbica durante 30 minutos por día. El ejercicio también le puede ayudar a controlar el estrés. Consulte con su médico antes de comenzar un programa de ejercicio.

Para obtener más información acerca de cómo comenzar un programa de ejercicio, haga clic aquí .

Deje de fumar
El consumo excesivo de tabaco también puede dañar las arterias del pene. Dejar de fumar reduce el riesgo de padecer disfunción eréctil.

Para obtener más información acerca de cómo dejar de fumar, haga clic aquí .

No consuma drogas
El consumo crónico de alcohol, marihuana u otras drogas, como cocaína, anfetaminas o heroína, con frecuencia causa disfunción eréctil, junto con una reducción del deseo sexual.

Evalúe la posibilidad de solicitar asesoramiento
Factores psicológicos, como estrés, ansiedad y depresión, son la causa de 10% a 15% de los casos de disfunción eréctil. La asesoría le puede ayudar a controlar o prevenir estas emociones y conflictos interpersonales. También podría intentar la asesoría para parejas.

Consideraciones especiales
Antes de dejar de tomar cualquier medicamento, e incluso dejar de consumir alcohol o tabaco si usted es adicto, consulte con su médico acerca de la manera más segura para hacerlo.




References:
American Academy of Family Physicians website. Available at: http://www.aafp.org/online/en/home.html .

American Urological Association Foundation website. Available at: http://www.urologyhealth.org/ .

Guay AT, Spark RF, Bansal S, et al. American Association of Clinical Endocrinologists medical guidelines for clinical practice for the evaluation and treatment of male sexual dysfunction: a couple’s problem. 2003 update. Endocr Pract. 2003;9:77-95.

Sivalingam S, Hashim H, Schwaibold H. An overview of the diagnosis and treatment of erectile dysfunction. Drugs. 2006;66:2339-2355.

Webber R. Erectile dysfunction. Clinical Evidence. 2005;13:1120-1127.

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.