Cambios en el Estilo de Vida para Controlar el Eczema (Dermatitis Atópica)
English Version

Aunque no hay cura para el eczema, existen varios cambios en el estilo de vida que puede hacer para ayudarle a controlar los síntomas de eczema.

Indicaciones Generales para Controlar el Eczema
Consejos generales para minimizar los síntomas y ayudar a prevenir brotes incluyen los siguientes:
  • Cuide Su Piel
  • Evite Irritantes Cutáneos Comunes
  • Mantenga una Temperatura Constante
  • Limite la Exposición a Alergenos
  • Reconozca y Limite el Estrés Emocional
  • No se Rasque o Frote

Cuide Su Piel
El cuidado cutáneo constante es uno de los métodos más críticos para el tratamiento y prevención de los brotes de eczema. Cuidar de su piel no sólo le ayudará a prevenir brotes de eczema, sino que también podría ayudar a prevenir infecciones cutáneas bacterianas comunes en personas con eczema.

Los médicos recomiendan que usted establezca una rutina diaria para cuidar su piel. Esto incluye:
  • Tome baños breves en tina o en regadera; no más de 10-15 minutos. No se remoje en el agua durante periodos prolongados de tiempo.
  • Evite extremos en la temperatura del agua al bañarse; es mejor el agua tibia.
  • Limite su uso de jabón, o pruebe en su lugar los limpiadores sin jabón.
  • Dé palmaditas suavemente sobre su piel al secarse, no se frote fuertemente.
  • Aplique emolientes o humectantes inmediatamente después de bañarse. Las cremas y ungüentos funcionan mejor. Por lo general, las lociones son a base de agua o alcohol y no son tan efectivas para la humectación.
  • Elija limpiadores y humectantes que no tengan fragancia.

Evite Irritantes Cutáneos Comunes
Los brotes de eczema con frecuencia son causados por exposición de la piel a irritantes como:
  • Jabones o detergentes
  • Solventes o químicos
  • Pintura
  • Blanqueador
  • Tejidos de lana o sintéticos
  • Astringentes cutáneos u otros productos para el cuidado de la piel que contengan alcohol
  • Cosméticos o fragancias

Mantenga una Temperatura Constante
Proteja su piel al mantener temperaturas frescas, estables, y niveles promedio de humedad. Evite condiciones de clima frío y seco, y minimice la exposición a la intemperie durante el clima frío. Use ropa que cubra y proteja su piel lo más posible, e hidrate la piel con humectantes después de la exposición.

También evite condiciones en las que sea expuesto a exceso de humedad, como baños de vapor y jacuzzis o cuando suda después del ejercicio vigoroso.

Limite la Exposición a Alérgenos
Debido a que existen muchos alérgenos que podrían desencadenar eczema, es casi imposible eliminar por completo todos los alérgenos de su entorno. Sin embargo, existen muchas cosas que puede hacer para ayudar a reducir los alérgenos y minimizar su exposición a desencadenantes alérgicos. Por ejemplo, para limitar su exposición a polvo, caspa de animales, moho, y plagas, mantenga su casa y entorno de trabajo limpios y secos.

Reconozca y Limite el Estrés Emocional
Se recomienda fuertemente mantener un equilibrio emocional y evitar el estrés, ya que el estrés es un fuerte factor desencadenante de brotes de eczema. Si usted necesita apoyo o ayuda para reducir el estrés, podría intentar algunas de las siguientes técnicas:
  • Asesoría
  • Clases para el control de estrés
  • Técnicas de relajación
  • Ejercicios de respiración
  • Meditación
  • Yoga

No se Rasque o Frote
Las personas con eczema parecen ser más sensibles a tener comezón y a sentir la necesidad de rascarse durante más tiempo a raíz de esto. Con frecuencia, esto genera un "ciclo de comezón-rascarse"; la piel siente escozor, la persona se rasca, y la piel se vuelve incluso con más comezón. Este patrón de rascarse afectará la reacción de su piel y sus patrones de curación, algunas veces provocando una piel gruesa y correosa debido a rascarse excesivamente. Mantenga su piel humectada para minimizar la irritación, y trate de no rascarse o frotarse cada vez que sea posible. Pregunte a su médico acerca de medicinas para aliviar la comezón.

Cuándo Contactar a Su Médico
Si sus síntomas se vuelven notablemente peores, o no están respondiendo a los cambios en el estilo de vida o al tratamiento prescrito, notifíqueselo a su médico.




Referencias:
Kimyai-Asadi A, Usman A. The role of psychological stress in skin disease. J Cutan Med Surg . 2001;5(2):140-145.

Koo J, Lebwohl A. Psycho dermatology: the mind and skin connection. Am Fam Physician . 2001;64(11):1873-1878.

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases website. Disponible en: http://www.niams.nih.gov/ .

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.