Cambios en el Estilo de Vida para Controlar Infecciones Respiratorias Superiores Virales (Resfriados e Influenza)
English Version

Los resfriados e influenza lo apartarán durante un tiempo, pero generalmente se resuelven en una o dos semanas, y usted puede volver a su programa habitual. Es una buena idea aislarse durante los primeros días de su enfermedad respiratoria aguda; esto ayudará a mantener al mínimo la propagación de la infección.

Tener cuidado extra ayudará a evitar que la enfermedad se propague o empeore cualquier otra condición de salud, especialmente si usted es una persona de la tercera edad o está enfermo. Incluso un resfriado, y ciertamente la influenza, pueden ponerlo en mayor riesgo de complicaciones, como insuficiencia cardiaca o respiratoria.

Si usted tiene diabetes, su equilibrio de azúcar sanguínea necesitará atención adicional. Si usted tiene enfermedad cardiaca o respiratoria crónica u otras enfermedades crónicas, se podrían requerir ajustes en los medicamentos u otros tratamientos para compensar el estrés añadido de la enfermedad aguda.

Indicaciones Generales para Controlar Resfriados e Influenza
Descanse mucho y permanezca cálido. Beba líquidos extra. Esto ayudará a darle a su cuerpo una oportunidad para enfocar su energía en combatir la enfermedad. Además, asegúrese de comer bien y brindarle a su cuerpo la nutrición adecuada que necesita para ayudar a combatir la infección.

Controlando la Congestión Respiratoria
Mantenga sus vías respiratorias despejadas de secreciones, las cuales incrementarán durante su enfermedad aguda y podrían conllevar a neumonía. Si usted fuma o tiene alergias o enfermedad pulmonar crónica, podría no encargarse bien de estas secreciones. Existen varias maneras para ayudar a despejar sus vías respiratorias del exceso de secreciones:

Humidificación - Un vaporizador de vapor frío, baño de vapor, u otras maneras para incrementar el contenido de agua del aire que respira (humedad) reducirán la viscosidad de las secreciones y permitirán que usted las expulse más fácilmente. Asegúrese de limpiar diariamente el filtro del humidificador.

Tos - Mientras haya algo por venir, la tos es necesaria. No abuse de medicamentos supresores de la tos como dextrometorfán o codeína.

Expectorantes - Varias preparaciones de venta libre y por prescripción ayudan a adelgazar y reducir la viscosidad de sus secreciones.

Drenaje Postural - Los pacientes con enfermedad pulmonar crónica algunas veces son colocados en una variedad de posiciones con la cabeza hacia abajo que usan la gravedad para llevar las secreciones hacia arriba desde los pulmones hasta donde se puedan expulsar. Si se necesita, un terapeuta profesional respiratorio puede enseñarle a hacer estas maniobras.

Controlando la Fiebre
La aspirina, los NSAID, y el acetaminofeno reducen la fiebre mientras que alivian los malestares corporales y el dolor de cabeza. Otros analgésicos no reducen la fiebre. Recuerde que los niños y adolescentes no deberían tomar aspirina durante una infección viral.

Sumergirse en una tina con agua tibia o en una alberca con agua tibia también le podría ayudar a sentirse mejor. Los baños en agua tibia con temperaturas alrededor de 80º F están bien aún por debajo de su temperatura corporal. Ésta es una buena manera para reducir la fiebre en un niño solamente si se supervisa cuidadosamente por un adulto.

Se puede lidiar con muchos otros síntomas al tomar ciertos medicamentos .

Cuándo Contactar a Su Médico
Si usted tiene un resfriado común o influenza, podría necesitar tolerarlos con las medidas listadas anteriormente y medicamentos de venta libre. Sin embargo, esté al tanto de estas señales de que su resfriado o influenza se está transformando en una condición más seria:
  • Se desarrollan nuevos síntomas después del comienzo inicial
  • Fiebre elevada o persistente (más de 101ºF para resfriados, cualquier fiebre mayor a 3-4 días para influenza)
  • Esputo (secreciones de sus pulmones) amarillo, verde, o con sangre
  • Persistencia de los síntomas mayor a 10 días (La mayoría de los resfriados duran 1-2 semanas)
  • Dolor localizado en cualquier parte (orejas, senos nasales, cabeza, pecho)
  • Secreción viscosa amarilla en sus amígdalas
  • Dificultad para comer, beber, o deglutir
  • Dificultad para respirar
  • Cambios en su estatus mental




Referencias:
Beers MH, Berkow R. The Merck Manual of Diagnosis and Therapy . 17th ed. Hoboken, NJ: John Wiley and Sons; 1999.

Fauci AS, Braunwald E, Isselbacher KJ, et al. Harrison's Principles of Internal Medicine . 14th ed. New York, NY: The McGraw-Hill Companies; 2000.

Last Reviewed octubre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.