Reduciendo Su Riesgo de Cataratas
English Version

Aproximadamente la mitad de todos los estadounidenses entre los 65 y 75 años de edad tienen cataratas. En la actualidad, no existe una manera definitiva para prevenir las cataratas relacionadas con la edad, pero el diagnóstico temprano mejora los resultados del tratamiento. Así que, si usted tiene más de 60 años de edad, debería someterse a una examinación ocular al menos una vez cada uno o dos años. Usted se debería realizar una examinación ocular con más frecuencia si tiene algún factor de riesgo adicional para cataratas como:
  • Diabetes
  • Glaucoma
  • Hipertensión
  • Artritis reumatoide u otras enfermedades autoinmunes
  • Alguna condición médica que requiera que tome medicamentos de esteroides durante un largo periodo de tiempo
  • Un historial familiar de cataratas u otras enfermedades oculares

Nota: Estas indicaciones son generales. Siga el consejo de su médico cuando decida con qué frecuencia someterse a examinación ocular.

Las siguientes medidas podrían ayudar a reducir su riesgo de cataratas:
  • Evitar la exposición en exceso a la radiación.
  • Evitar la exposición en exceso a la luz solar. Use un sombrero y gafas de sol bloqueadoras de UVA/UVB cuando esté en la luz solar brillante.
  • No fumar.
  • Usar gafas protectoras cuando participe en deportes para evitar lesiones en los ojos.




Referencias:
American Academy of Ophthalmologywebsite. Disponible en: http://www.aao.org/ .

Mayo Foundation for Medical Education and Researchwebsite. Disponible en: http://www.mayo.edu/ .

The Merck Manual of Medical Information. 17th ed. Simon and Schuster, Inc; 2000.

National Eye Institute website. Disponible en: http://www.nei.nih.gov/ .

Last Reviewed septiembre 2011



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.