Otros Tratamientos para el Asma
English Version

Inyecciones para Alergias (Inmunoterapia)
La inmunoterapia se recomienda a menudo para personas que han desarrollado efectos secundarios severos debido a los medicamentos, o cuando los síntomas no responden bien a los medicamentos. Las inyecciones para las alergias también podrían ser útiles para personas que tienen exposiciones frecuentes e inevitables a alérgenos. Estudios han mostrado que la inmunoterapia es efectiva en el 80%-90% de personas que reciben este tratamiento de manera consistente.

La inmunoterapia es una consideración en el tratamiento para el asma para aquellas personas cuya asma es exacerbada por alérgenos (como caspa de animales), en lugar de otros desencadenantes como infecciones respiratorias virales.

La inmunoterapia incrementa su resistencia a los alérgenos y reduce la necesidad de medicamentos. Al principio, usted recibirá inyecciones de soluciones debilitadas de extractos de alergenos purificados 1-2 veces por semana. A medida que usted continúe con las inyecciones, las dosis serán progresivamente más fuertes. Aproximadamente en 5-6 meses, sus dosis serán al nivel más concentrado, o de mantenimiento.

Una vez que sus inyecciones estén en el nivel de mantenimiento, la frecuencia de las inyecciones reducirá a cada 2-4 semanas. Su médico monitoreará su respuesta inmune periódicamente al examinar la piel. El tratamiento continuará durante aproximadamente 2-5 años hasta que su respuesta alérgica haya reducido considerablemente o se haya eliminado.

Consideraciones Especiales
Proceso a Largo Plazo
La inmunoterapia es un programa de tratamiento que podría tardar 2-5 años en terminar. Si usted está considerando esta forma de tratamiento, necesitará hacer un compromiso para recibir estas inyecciones en un horario regular. Si usted omite uno o más tratamientos, hay un riesgo de que su inmunidad a alérgenos se vea comprometida, y usted podría necesitar comenzar nuevamente el proceso.

Efectos Secundarios
En ocasiones, algunas personas experimentan una reacción localizada a la inyección, la cual podría consistir en comezón, enrojecimiento, o una pequeña inflamación en el área de la inyección. Los síntomas generalmente desaparecen en un lapso de 1-2 horas.

En casos muy raros, podría ocurrir una reacción sistémica. Esto podría producir síntomas como estornudos; comezón de los ojos, garganta, manos, o pies; o asma. Este tipo de reacción por lo general ocurre en un lapso de veinte minutos después de la inyección. Su médico le pedirá que espere al menos 20 minutos después de recibir una inyección para asegurarse que no haya reacción.

Quién NO Debería Someterse a Inmunoterapia
La inmunoterapia no se recomienda para personas que estén tomando medicamentos beta-bloqueadores. Los medicamentos beta-bloqueadores se podrían prescribir para personas que tienen presión arterial elevada, problemas del ritmo cardiaco, u otras condiciones.

No se ha determinado definitivamente si es seguro comenzar la inmunoterapia durante el embarazo. Sin embargo, por lo general se considera seguro continuar con los tratamientos de mantenimiento de la inmunoterapia durante el embarazo, siempre y cuando lo apruebe su médico. Tampoco se recomienda la inmunoterapia para personas con sistemas inmunes debilitados.

Cuándo Contactar a Su Médico
Notifique a su médico inmediatamente si usted percibe:
  • Algún cambio en su reacción a alergias; ya sea después de una inyección para alergias o en general
  • Alguna reacción adversa a la inyección
  • Algún cambio en los medicamentos prescritos por otro médico




Referencias:
American College of Allergy, Asthma, & Immunologywebsite. Disponible en: http://www.acaai.org/ .

Last Reviewed octubre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.