Reduciendo Su Riesgo de Arritmias (Alteraciones del Ritmo Cardiaco)
English Version

La causa más común de arritmias peligrosas es un ataque cardiaco , el cual es provocado por enfermedades cardiacas. La prevención de arritmias es principalmente un asunto de reducir su riesgo de enfermedades cardiacas y entonces prevenir alteraciones del ritmo posteriores si usted sobrevive a la primera. Sin embargo, existen algunas medidas que influyen específicamente sobre su riesgo de arritmias.

Indicaciones Generales para Reducir Su Riesgo de ArritmiasControle el Estrés
El estrés puede elevar su riesgo de arritmias si usted tiene factores que lo predispongan. Si usted necesita apoyo o ayuda para reducir el estrés, podría intentar algunas de las siguientes técnicas:
  • Asesoría
  • Clases para el control del estrés
  • Técnicas de relajación
  • Yoga

Esté al Tanto de los Medicamentos que Podrían Causar Arritmias
Pregunte a su médico o farmaceuta qué efecto tendrán sus medicamentos sobre el ritmo cardiaco. Si usted está predispuesto a arritmias, pregunte acerca de sustitutos para los medicamentos que puedan precipitar un ritmo anormal. Esté particularmente al tanto de:
  • Pastillas de dieta
  • Algunos medicamentos para el corazón
  • Medicamentos para el asma
  • Medicamentos psicoactivos (p.e., antidepresivos)
  • Reemplazo tiroidal
  • Medicamentos para la tos y el resfriado

Evite Drogas Ilegales
Evite drogas ilegales, especialmente cocaína, metedrina, y otras anfetaminas.

Indicaciones Generales para Reducir Su Riesgo de Enfermedades Cardiacas
  • Si usted fuma, deje de hacerlo.
  • Consuma una dieta saludable para el corazón.
    • Baja en grasa saturada y colesterol
    • Rica en granos enteros, frutas, y verduras
  • Haga ejercicio regularmente.
  • Tome sus medicamentos como se lo indiquen.
  • Baje de peso si usted tiene sobrepeso u obesidad.
  • Tome alcohol solamente con moderación.
    • Una o menos bebidas alcohólicas al día para mujeres
    • Dos o menos bebidas alcohólicas al día para hombres
  • Tome los medicamentos como se lo indiquen.
Si Usted Fuma, Deje de Hacerlo.
Fumar puede incrementar la cantidad de material adiposo que se acumula en sus arterias. Además, recuerde que el humo de segunda mano es perjudicial para su salud. Asegúrese de no exponerse al humo del cigarro. Cuando usted deja de fumar, su riesgo de enfermedades cardiacas disminuye considerablemente dentro del primer año.

Consuma una Dieta Saludable para el Corazón
Una dieta baja en grasa saturada, grasas trans, y colesterol, y rica en granos enteros, frutas, y verduras le ayudará a reducir los niveles de colesterol, presión arterial, y peso corporal; tres factores de riesgo para un ataque cardiaco. Siga el plan alimenticio recomendado por su médico. Además, existe evidencia que sugiere que la complementación con ácidos grasos omega 3 podría reducir el riesgo de arritmias. Hable con su médico acerca de esto.

Haga Ejercicio Regularmente
Siga las recomendaciones de su médico para la actividad física. Después de un ataque cardiaco, es probable que lo canalice a un programa de rehabilitación cardiaca, el cual le ayudará a establecer un plan de ejercicio de por vida y a monitorear su programa inicial. Elija ejercicios que usted disfrute y hágalos una parte regular de su día. Esfuércese por mantener un programa de ejercicio que lo mantenga en buen estado físico y en un peso saludable. Para la mayoría de personas, esto podría incluir caminar vigorosamente o participar en otra actividad aeróbica durante al menos 30 minutos por día.

Mantenga un Peso Saludable
Siga el plan dietético y de ejercicio recomendado por su médico o dietista. Tener sobrepeso u obesidad está asociado con un riesgo más alto de ataque cardiaco, y perder peso disminuye ese riesgo. Para perder peso, consuma menos calorías de las que gasta. Para mantener un peso saludable , consuma una cantidad de calorías igual a las calorías que gasta. Un indicador de un peso saludable es el índice de masa corporal (BMI). Un BMI de 25 y más está asociado con colesterol sanguíneo elevado, presión arterial elevada, y un riesgo incrementado de enfermedades cardiacas.

Tome Alcohol Solamente con Moderación
Beber alcohol abundantemente está asociado con un riesgo incrementado de ataque cardiaco. El consumo moderado de alcohol podría reducir el riesgo de ataque cardiaco. Consumo moderado de alcohol equivale a una bebida al día para mujeres y dos bebidas al día para hombres. Una bebida equivale a 12 onzas de cerveza o cuatro onzas de vino o una onza de licor de 50 grados. Además, esté consciente de que el alcohol podría interferir con sus medicamentos, y el consumo crónico de alcohol podría tener efectos dañinos sobre su salud.

Tome Sus Medicamentos como se lo Indiquen
Su doctor podría prescribir medicamentos para reducir su riesgo de enfermedades cardiacas. Éstos podrían incluir medicamentos para reducir su presión arterial, controlar sus niveles de colesterol, o controlar la diabetes (si usted tiene diabetes). Si su doctor ha prescrito medicamentos, tómelos exactamente como se lo indiquen y reporte los efectos secundarios a su médico inmediatamente. No omita pastillas ni deje de tomarlas sin consultarlo con su médico.




Referencias:
American Dietetic Association website. Disponible en: http://www.eatright.org/cps/rde/xchg/ada/hs.xsl/index.html .

American Heart Association website. Disponible en: http://www.americanheart.org/presenter.jhtml?identifier=1200000 .

Harrison's Principles of Internal Medicine. 14th ed. McGraw-Hill; 1998.

National Heart, Lung, and Blood Institute website. Disponible en: http://www.nhlbi.nih.gov/ .

Leaf A. Omega-3 fatty acids and prevention of arrhythmias. Curr Opin Lipidol. 2007;18(1):31-34.

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.