Factores de Riesgo para Enfermedad de Alzheimer
English Version

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Es posible desarrollar enfermedad de Alzheimer con o sin los factores de riesgo listados a continuación. Sin embargo, mientras más factores de riesgo tenga, será mayor su probabilidad de desarrollar enfermedad de Alzheimer.

Aún existen muchas preguntas con respecto a la causa exacta de enfermedad de Alzheimer, así que los factores de riesgo aún se están identificando. Actualmente, factores de riesgo para enfermedad de Alzheimer incluyen:

Edad
La edad es el factor de riesgo conocido más importante para desarrollar enfermedad de Alzheimer. El número de personas con enfermedad de Alzheimer se duplica cada cinco años después de la edad de 65 años hasta los 85 años, cuando casi el 50% de todas las personas tienen la enfermedad.

Sexo
La enfermedad de Alzheimer afecta tanto a hombres como a mujeres, pero las mujeres tienen un riesgo ligeramente más alto de desarrollar la enfermedad que los hombres. Algunos expertos creen que esto se debe al hecho de que las mujeres viven más tiempo que los hombres, pero otros disputan esta alegación.

Factores Genéticos
Personas con un pariente de primer grado de alguien con enfermedad de Alzheimer (un padre o hermano) tienen un riesgo del doble al triple de desarrollar la enfermedad en comparación con el resto de la población. Además, ha habido un claro vínculo genético establecido para una forma de inicio temprano de enfermedad de Alzheimer (que ocurre en personas durante sus 30, 40, y a principios de sus 50 años de edad), y se sospecha de un vínculo genético para la enfermedad de Alzheimer de inicio posterior. Sin embargo, aún no se ha identificado un gen específico. Un gen que se ha implicado como un importante factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer de inicio posterior es el gen ApoE4. Científicos continúan estudiando el papel de los factores genéticos en el desarrollo de esta enfermedad.

Condiciones Médicas
Lesiones en la Cabeza - Hay algunos estudios que sugieren que las personas que sufren una lesión seria y traumática en la cabeza en algún momento de su vida, podrían tener riesgo más alto de desarrollar enfermedad de Alzheimer.

Síndrome de Down - Casi todas las personas con síndrome de Down que viven para la edad de 40 años o más, desarrollan enfermedad de Alzheimer. Las mujeres que dan a luz antes de los 35 años de edad a un niño con síndrome de Down también tienen riesgo más alto de desarrollar enfermedad de Alzheimer.

Colesterol Elevado e Hipertensión - Investigación reciente sugiere que las personas que tienen colesterol elevado y presión arterial elevada podrían tener riesgo incrementado de desarrollar enfermedad de Alzheimer.

Deficiencia de Vitamina B - Niveles bajos de la vitamina B12 y folato se han relacionado con un desarrollo de enfermedad de Alzheimer.

Actividad Mental y Educación
Investigación ha sugerido que las personas que tienen niveles educativos más altos y continúan siendo mentalmente activas e involucradas en sus años posteriores son menos propensas a desarrollar enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, algunos expertos sugieren que este hallazgo en realidad podría deberse al hecho de que aquellas personas con niveles educativos más altos tienden a tener mejores resultados en los exámenes psicológicos usados para diagnosticar enfermedad de Alzheimer.

Entorno
Algunas teorías sugieren que la enfermedad de Alzheimer podría estar relacionada con la exposición a ciertos factores ambientales, como toxinas, algunos virus y bacterias, algunos metales, o campos electromagnéticos, pero actualmente no hay evidencia concluyente para apoyar estas teorías.




Referencias:
Alzheimer's Association website. Disponible en: http://www.alz.org/ .

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.