Diagnóstico de Rinitis Alérgica
English Version

Su médico o alergólogo comenzarán a tomar un historial médico detallado, lo cual incluirá preguntas acerca de su estilo de vida, hábitos alimenticios, historial médico y familiar y el uso de medicamentos. Su doctor también realizará un examen físico, y revisará el interior de su nariz para buscar señales de inflamación.

Las pruebas para la rinitis alérgica pueden incluir:

Examen de la Piel : El examen de la piel es una de las formas más fáciles, más sensibles y menos costosas para diagnosticar la rinitis. Se coloca una diminuta partícula del alérgeno debajo de su piel con una aguja. En el 80% de los casos, se confirma una respuesta alérgica si la piel se abulta o enrojece dentro de un lapso de 20 minutos.

Prueba Sanguínea RAST : Para esta prueba, su doctor tomará una muestra de sangre para determinar el nivel de producción de anticuerpos en su cuerpo. Esta prueba se utiliza para detectar niveles de inmunoglobuina en respuesta a un alérgeno específico. Dichas pruebas sanguíneas son menos precisas que los exámenes de la piel y deben realizarse sólo cuando los exámenes de la piel no están disponibles.

Frotis Nasal : Se puede tomar una muestra de sus secreciones nasales y se examinan para identificar la causa de la rinitis o para descartar otras condiciones alérgicas.

Endoscopia Nasal : Para ayudar al diagnóstico, se puede utilizar una diminuta cámara de fibra óptica para ver la parte más profunda del interior de su nariz.




Referencias:
American College of Allergy, Asthma, & Immunology website. Disponible en: http://www.acaai.org/ .

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.