Síndrome de shock tóxico: tampones y más
English Version


El síndrome de shock tóxico (SST) generalmente afecta a las mujeres. Aunque puede ser extremadamente grave, también es muy poco frecuente. El SST, generalmente asociado al uso de tampones, se produce por la acción de una toxina que liberan unas bacterias específicas. Si bien el SST puede afectar a cualquier persona, la mayoría de los casos se presentan en mujeres adolescentes y adultas en edad fértil. Algunos casos se relacionaron con la exposición a una infección que se contrajo durante una cirugía o después de sufrir una quemadura o una herida abierta. Aunque la mayoría de las personas cuentan naturalmente con anticuerpos que las protegen contra esta toxina, algunas no los tienen, y es en estas personas que la infección puede derivar en SST.

La conexión entre el tampón y el SST
A fines de la década de 1970, los tampones (especialmente los del tipo súper absorbente) se vincularon con un aumento en la susceptibilidad al SST, en especial en mujeres menores de 25 años. Aunque aún no se conoce la relación entre el uso de tampones y el SST, se cree que los tampones pueden causar cortes muy pequeños, laceraciones o ulceraciones en la pared vaginal, que facilitan el ingreso de las bacterias al torrente sanguíneo.

Los síntomas ocurren repentinamente
Los síntomas del SST, que siempre aparecen en forma muy repentina y se dan en mujeres, por lo general atacan durante o después de un período menstrual. Estos síntomas incluyen:

  • Fiebre alta (102 °F [39 °C] o más alta)
  • Escalofríos
  • Diarrea o vómitos
  • Sarpullido similar a una quemadura de sol que, finalmente, hace que se pelen las palmas y las plantas
  • Vértigo o desmayos a causa de una baja en la presión arterial
  • Pulso acelerado
  • Dolor de cabeza
  • Dolores y malestares musculares
  • Confusión
  • Dolor abdominal
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Agitación
  • Somnolencia
  • Secreción vaginal (pueden ser líquidos o sangre)
  • Inflamación en la cara y ojos
  • Fatiga y/o debilidad extremas
Aunque es relativamente raro, el SST puede conllevar a serias complicaciones, especialmente si se deja sin tratamiento. El SST puede causar choque , insuficiencia renal o hepática, parálisis y pérdida del embarazo . En un número muy pequeño de casos, un shock hipotensivo puede causar la muerte. La reacción del organismo ante las toxinas puede ser abrumadora: la sangre se acumula cerca del tracto digestivo, y el corazón y los pulmones se ven privados de sangre y dejan de funcionar.

Urgencia: tratamiento inmediato del SST
Si manifiesta fiebre alta u otros síntomas de forma repentina cerca de la fecha de la menstruación, llame a su médico. Si está utilizando un tampón, quíteselo de inmediato. El SST puede ser una urgencia médica, por lo que es importante buscar asistencia médica de forma inmediata.

Si se sospecha la presencia de SST, se comienza con el tratamiento cuanto antes. Una vez que se inicia el tratamiento, el médico puede realizar pruebas para confirmar el diagnóstico. Esto es necesario debido a que muchos de los síntomas relacionados con el SST se asemejan a varias condiciones clínicas o enfermedades. El SST se puede confirmar mediante un cultivo vaginal.

El tratamiento puede incluir:

  • Abundante líquido (vía intravenosa si es necesario) para mantener la hidratación y controlar los efectos de la fiebre
  • Antibióticos para ayudar a controlar la infección
  • Medicamentos para controlar y disminuir la fiebre, así como el malestar y los dolores
En los casos graves, es posible que se hospitalice a la paciente para que el médico pueda controlarla atentamente y, si es necesario, tratar las posibles complicaciones que puedan presentarse. Las complicaciones del SST incluyen el choque séptico y la insuficiencia renal o hepática.

Prevención: la mejor apuesta
Como con la mayoría de las condiciones médicas, el mejor tratamiento para el SST es la prevención. En ese sentido, todas las mujeres deberían seguir estas medidas preventivas.

  • Lave sus manos antes de insertar un tampón.
  • Use tampones con un grado de absorción tan bajo como la practicidad permita, y no use tampones súper absorbentes a menos que su médico se lo indique.
  • Cambie su tampón cada cuatro a ocho horas.
  • No deje el tampón durante la noche.
  • Cuando sea práctico use una toalla femenina en lugar de un tampón.
Finalmente, aunque el SST no es contagioso, puede atacar a la misma persona más de una vez. Si usted ha tenido SST antes, no use tampones nuevamente sin tener primero la aprobación de su médico.




RESOURCES:
The American College of Obstetrics and Gynecology

United States Food and Drug Administration

CANADIAN RESOURCES:

Women's Health Matters

References:
Toxic shock syndrome. EBSCO DynaMed website. Available at: https://dynamed.ebscohost.com/about/about-us . Updated May 4, 2010. Accessed September 27, 2013.

Toxic shock syndrome. Nemour's Kids Health website. Available at: http://kidshealth.org/parent/infections/skin/toxic_shock.html . Updated January 2011. Accessed September 27, 2013.

Toxic shock syndrome. Virginia Department of Health. Available at: http://www.vdh.virginia.gov/Epidemiology/factsheets/pdf/toxic_shock.pdf . Published August 2013. Accessed September 27, 2013.

Last Reviewed September 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.