Esperanza y ayuda para las personas con miedo a volar
English Version


¿Le transpiran las palmas de las manos con tan solo pensar en subirse a un avión? ¿Se le acelera la respiración? El temor a volar es normal, pero el grado del miedo a volar abarca un amplio espectro: algunos pasajeros se sienten levemente incómodos durante un vuelo, mientras que el rechazo desesperado a volar hace que otros se queden en tierra, a pesar del profundo costo profesional y personal que esto implica. Antes de buscar ayuda, es necesario que sepa en qué categoría cae dentro del espectro del miedo: ¿Se siente ansioso, nervioso o completamente aterrado?

Veamos el ejemplo de Nigel, de 29 años, vicepresidente de una empresa de relaciones públicas de San Francisco. Solía viajar en avión sin problemas. Pero cuando tenía alrededor de 20 años, una serie de vuelos increíblemente turbulentos y un aterrizaje forzoso lo atraparon en una espiral de terror.

“El miedo nunca me impidió volar, pero desde el momento en el que compraba los boletos, no podía dormir durante la noche por el terror que me generaba la idea de viajar en avión”, cuenta Nigel. Dado que Nigel viaja entre 35.000 y 50.000 millas en avión por año, esas horas de ansiedad e insomnio comenzaron a acumularse.

Como no estaba dispuesto a dejar que el pánico controlara su vida, Nigel se inscribió en un curso para superar sus miedos. Una noche por semana durante diez semanas, practicaba ejercicios de respiración y técnicas de digitopuntura. Un piloto comercial explicaba las turbulencias, los sonidos del avión y las sensaciones de los pasajeros, como la sensación de descenso cuando el avión se nivela en el aire. Los miembros del grupo se apoyaban entre sí al compartir sus experiencias y se alentaban mutuamente.

¿Valió la pena el curso? Nigel dice que es una de las mejoras cosas que hizo por sí mismo en toda su vida. “Siempre voy a tener un poco de miedo, pero aprendí a lidiar con él. Realmente marcó una diferencia en mi vida personal y profesional”. Menciona su luna de miel, que terminó con un vuelo de 14 horas de regreso a casa desde Grecia. “Estaba estresado, pero pude manejar la situación”.

¿Y qué sucedió con las noches de insomnio? “Ya no son un problema”, dice.

¿Cuál es la causa del miedo a volar?
Las noticias sobre accidentes, desperfectos y ataques terroristas pueden asustar incluso a los pasajeros más experimentados. Cuando ocurren estas cosas, el nivel de ansiedad del público aumenta, a veces a tal punto que las personas no quieren volar.

Otras situaciones pueden hacer que un pasajero relajado sienta temor. Al igual que Nigel, los pasajeros que antes viajaban en avión con confianza pueden vivir una experiencia de vuelo traumática, como una turbulencia prolongada o problemas mecánicos. Subir al avión puede ser una situación demasiado estresante para una persona que ya está sobrecargada con la tensión diaria, lo que puede provocar un episodio de ansiedad. La preocupación por repetir un ataque de pánico en vuelos futuros puede desencadenar una espiral de miedo cada vez peor. Algunos pasajeros simplemente son claustrofóbicos. La idea de estar en un lugar cerrado durante un período prolongado puede causar ansiedad y malestar.

Independientemente de lo que cause el problema, los expertos están de acuerdo en que entender el problema no alcanza para tratarlo. Los pasajeros ansiosos deben tomar medidas para lidiar con sus emociones.

Existen varias formas de lidiar con el miedo a volar. Independientemente de cómo lo afecte el miedo a usted, hay formas de hacer que la experiencia de volar sea más llevadera.

Consejos para los que temen viajar en avión
Si la idea de viajar en avión lo pone nervioso o no le permite dormir antes del viaje, existen algunos métodos simples que pueden calmar su ansiedad:

  • Antes de partir, busque información sobre aeropuertos, aviones, aerolíneas y sistemas de tráfico aéreo. Puede hacerlo en una librería, en una biblioteca o en Internet.
  • Evite ver muchas noticias que puedan aumentar su nerviosismo.
  • Lleve sus propios bocadillos. Trate de que sean tan frescos y nutritivos como sea posible.
  • Llegue temprano al aeropuerto, ya que la prisa puede contribuir al nerviosismo.
  • Haga una caminata larga en el aeropuerto para hacer ejercicio. Esto puede ayudarlo a relajarse lo suficiente como para dormir.
  • Lleve elementos para sentirse cómodo, como una almohada pequeña o una manta fina.
  • Si es posible, reúnase con la tripulación.
  • Observe la demostración de seguridad y estudie la instrucción de emergencia que se encuentra en el bolsillo de su asiento.
  • Beba suficiente agua para evitar la deshidratación.
  • Evite la cafeína, las pastillas dietarias y los medicamentos de venta libre para el resfriado y la alergia que contengan descongestivos. Todos estos son estimulantes y pueden provocar palpitaciones cardíacas, dificultad para respirar y nerviosismo.
  • Evite el alcohol y los sedantes, ya que pueden causar sensación de pérdida del control. Los efectos son difíciles de predecir durante el vuelo, debido a los cambios en la presión de altitud.
  • Manténgase ocupado. Escuche música relajante, mire una película durante el viaje, lea un buen libro o trabaje. Si las condiciones de seguridad lo permiten, levántese y elongue con frecuencia.
  • Practique ejercicios de respiración profunda y técnicas de relajación.
Ayuda extrema para casos extremos
Si insiste con permanecer en tierra cuando no parece lógico, es probable que tenga fobia. Las fobias son miedos muy reales aunque irracionales a situaciones u objetos específicos. La mejor forma de superar las fobias es enfrentarlas. Puede aprender a superar su miedo, o al menos aprender a controlarlo, para que finalmente pueda disfrutar de las vacaciones de sus sueños. Los enfoques comunes incluyen lo siguiente:

  • Terapia de exposición de realidad virtual: uso de imágenes digitales que lo exponen lentamente a una experiencia de vuelo completa
  • Terapia cognitivo-conductual: modificación de las conductas para ayudarlo a lidiar mejor con el miedo
  • Técnicas de relajación
  • Medicamentos: pueden ayudarlo a relajarse durante la exposición, pero funcionan mejor con otras terapias para superar el miedo.
  • Grupos de apoyo con la instrucción de un experto
  • Un grupo de autoayuda dirigido por una aerolínea incluye el entorno del aeropuerto, debates a cargo de los pilotos e incluso un vuelo grupal de graduación.
El Instituto Nacional de Salud Mental sugiere consultar al médico de cabecera para que lo contacte con un profesional que lo pueda ayudar a conquistar los cielos.




RESOURCES:
Anxiety Disorders Association of America

National Institute of Mental Health

CANADIAN RESOURCES:
Anxiety Disorders Association of Canada

Canadian Psychological Association

References:
Don't let fear of flying ground you. University of Florida Health Science Center website. Available at: http://news.health.ufl.edu/2011/15617/multimedia/health-in-a-heartbeat/don%E2%80%99t-let-fear-of-flying-ground-you. Published March 9, 2011. Accessed November 11, 2011.

Flying phobia—stress relief tips for fear of flying help. Gentle Stress Relief website. Available at: http://www.gentle-stress-relief.com/flying-phobia.html. Accessed November 11, 2013.

Parvin P. Fear of flying. Emory Magazine website. Available at: http://www.emory.edu/EMORY_MAGAZINE/winter2002/flying_main.html. Published Winter 2002. Accessed November 11, 2013.

Specific phobia. EBSCO DynaMed website. Available at: https://dynamed.ebscohost.com/about/about-us. Updated March 13, 2013. Accessed November 11, 2013.

What causes fear of flying? Anxiety Coach website. Available at: http://www.anxietycoach.com/causes-fear-of-flying.html. Updated September 17, 2013. Accessed November 11, 2013.

Last Reviewed November 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.