El control del comportamiento y de la diabetes en los niños
English Version


Los síntomas de hipoglucemia en niños con diabetes tipo 1 pueden causar comportamientos que se perciben como de rebelión o cascarrabias. Debe tener en cuenta los cambios en el comportamiento que pueden dar pistas de una disminución del azúcar en sangre. Imagine que su hijo, que normalmente es tranquilo, se vuelve agitado e incontrolable o que, si normalmente es activo, se vuelve tranquilo y apagado. Los cambios en la gama de comportamientos normal indican que es hora de controlar su nivel de glucosa en sangre. Desafortunadamente, no puede estar con su hijo todo el día. Por eso, es importante educar a todos los involucrados (familia, proveedores de atención de la salud, maestros, enfermeros y compañeros) que esta quizás sea la mejor forma de estabilizar el comportamiento.

La hipoglucemia puede tener lugar cuando no se comen los bocadillos a la hora correcta o como resultado de sobremedicarse con insulina.

Control en la escuela
Si bien muchos padres descubren que sus hijos reciben tanto una educación excelente como el control de la diabetes dentro de la escuela, otros informan una variedad de problemas.

Un padre cuenta la historia del traspaso de su hijo de quinto grado desde una escuela privada, pequeña y familiar, hacia una gran escuela pública. Le brindó al funcionario un paquete de información sobre la diabetes de su hijo, y se le aseguró que se lo cuidaría de cerca. Más tarde, descubrió que una ley de privacidad que no conocía evitó que se informara a varios maestros y empleados de la escuela sobre la afección de su hijo.

Alarmada al recibir un boletín de progreso a mitad del curso con bajas calificaciones de su hijo, que antes había sido un estudiante de honor, organizó una reunión con el maestro. Estaba pasmada cuando el maestro de ciencias le dijo que percibía a su hijo con actitudes de rebeldía pasiva y que soñaba despierto. Resultó que su hijo tenía vergüenza de solicitar salir antes de la clase a media mañana para tener tiempo de comer un bocadillo. Para cuando llegaba a la clase de ciencias (justo antes del almuerzo), sus niveles de glucosa estaban peligrosamente bajos, lo que le causaba que estuviera confundido y desorientado.

La comunicación es la clave
La clave para un buen control de diabetes en la escuela es educar al maestro y al enfermero. Hoy, los maestros lidian con clases superpobladas, así que controlar el comportamiento de un estudiante en particular puede ser un desafío. Comuníquese con cada maestro al comienzo del año escolar para destacar los patrones típicos de comportamiento de su hijo, así saben qué esperar. Después de ver los resultados de pruebas con ciertos comportamientos, el maestro debería acostumbrarse a los signos de advertencia.

Es importante mantener un contacto continuo con el maestro de su hijo. También debe considerar organizar una conferencia con el director, el docente y el enfermero para resolver conflictos con los docentes que son reacios a reconocer que los cambios en el comportamiento pueden relacionarse con niveles de glucosa en sangre anormales. También hay leyes federales que ayudan a los niños con enfermedades crónicas a obtener una educación gratis y adecuada si los padres pueden demostrar que dicha enfermedad afecta de forma adversa su desempeño en la escuela.

Incluso más complicado para los adolescentes
La cuestión de que los niveles de glucosa en sangre afectan el comportamiento y los estados de ánimo cobra aún más importancia durante la pubertad. Los niveles de hormonas incrementados complican todavía más el panorama, ya que causan fluctuaciones que no se pueden anticipar simplemente mediante el control de la ingesta dietaria. Al mismo tiempo, los comportamientos típicos de la adolescencia complican el asunto incluso un poco más. Los crecimientos repentinos también dificultan tener una idea sobre la dosificación correcta. Por ejemplo, se puede tomar por error a un adolescente confundido o desorientado como alguien que consume drogas o alcohol. Educar a una lista siempre cambiante de profesores de secundaria (a medida que aprueba cada año) puede ser desafiante, pero vale mucho el esfuerzo.

¿Cómo se pueden evitar estas situaciones problemáticas?
Infórmese
Es importante que entienda la afección de su hijo, porque usted es responsable de su seguridad. Además, el personal médico que no suele tratar personas con diabetes con tipo 1 puede cometer errores.

Enseñar a los maestros
Haga un paquete de información para cada maestro nuevo de su hijo cada año. Organice reuniones de forma regular. Acompañe a la clase de su hijo en las excursiones y sea activo en las organizaciones de padres y maestros. Además, conozca a los amigos de su hijo y enséñeles a reconocer las pistas sutiles de que los niveles de glucosa de su hijo estén altos o bajos.

Haga amigos
Organice la asistencia de su hijo a campamentos o talleres con otros niños que tienen diabetes. En una época en que encajar es tan importante, es vital que su hijo interactúe con otros niños que comparten algunos de los mismos desafíos.

Controle la condición de cerca
Sea diligente en el control de los niveles de glucosa en sangre y la ingesta dietaria de su hijo. Los niños a veces se desvían de los regímenes prescritos, a medida que se vuelven más independientes, e incluso pueden mentir sobre las lecturas de medidores. Quizás hasta intenten inyectarse insulina adicional para ocultar que comieron de más con sus amigos. Las complicaciones del control errático quizá no aparezcan por varios años, pero cuando lo hacen, pueden ser devastadoras.

Sea consciente del tiempo
Una reacción diabética no es el momento para debatir la situación con su hijo. Cuando los niveles de glucosa en sangre están bajos, el niño no puede pensar con claridad.

En la actualidad, no hay cura para la diabetes tipo 1, aunque los investigadores están haciendo grandes avances. Es una enfermedad de por vida, pero se puede controlar para permitir una vida saludable y feliz. Como los años de formación son críticos, es su responsabilidad ayudar a su hijo a aceptar y controlar la enfermedad.




RESOURCES:

Juvenile Diabetes Research Foundation (JDRF)

CANADIAN RESOURCES:

Canadian Diabetes Association

References:
Barrett JC, Goodwin DK, Kendrick O. Nursing, food service, and the child with diabetes [Review]. J Sch Nurs. 2002 Jun;18(3):150-6.

Diabetes mellitus type 1. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed. Updated January 22, 2014. Accessed February 6, 2014.

For parents & kids. American Diabetes Association website. Available at: http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/parents-and-kids/?loc=lwd-slabnav. Accessed February 6, 2014.

McCarthy AM, Lindgren S, Mengeling MA, et al. Effects of diabetes on learning in children. Pediatrics. 2002 Jan;109(1):E9.

McDonnell CM, Northam EA, et at. Hyperglycemia and externalizing behavior in children with type 1 diabetes. Diabetes Care. 2007;30(9):2211-2215.

National Institute for Health and Clinical Excellence. Type 1 Diabetes: Diagnosis and Management of Type 1 Diabetes in Children and Young People. London: RCOG Press;2004. Updated 2009.

Roche, EF, Menon A, Gill D, Hoey H. Clinical presentation of type 1 diabetes. Pediatr Diabetes. 2005; 6:75.

Last Reviewed February 2014



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.