Preescolar: ¿Es Necesario?
English Version


Anteriormente, los padres comenzaban a discutir el "preescolar" cuando sus hijos tenían dos o tres años. Hoy en día, los nuevos padres están hablando frenéticamente con vecinos, preguntando a amigos experimentados, y visitando instalaciones locales de preescolar para llevar a sus recién nacidos a una lista de espera para el preescolar más avanzado y respetado. ¿Cómo pueden determinar los padres cuál programa de preescolar es mejor para su hijo? Además ¿siquiera es necesario?

Muchos estudios reportan que los cinco primeros años son los años más importantes en la vida de un niño. Por lo tanto, establecer una actitud positiva hacia el aprendizaje durante estos primeros años es crucial. Sin embargo, esto puede ocurrir en un programa preescolar de calidad o en la comodidad de su propio hogar.

¿Qué Dicen los Expertos?
Los padres hoy en día sienten mayor presión para preparar a sus hijos para una sociedad altamente competitiva guiada por la tecnología. Ellos sienten que si comienzan más temprano, sus hijos entrarán mejor preparados a la escuela primaria. Sin embargo, muchos médicos, psicólogos infantiles, y expertos en desarrollo infantil no están de acuerdo. De hecho, ellos creen que apresurar a sus hijos en el área académica formal en realidad puede ser dañino.

Dr. David Elkin, profesor de Child Study y autor de varios libros sobre el tema de la educación formal para niños en edad preescolar, comenta, "Ninguna autoridad en el campo de la psicología infantil, pediatría, o psiquiatría infantil defiende la instrucción formal, en cualquier campo, de bebés y niños pequeños."

"De hecho, el peso de la opinión profesional sólida se opone a esto y defiende proporcionar a los niños pequeños un entorno rico y estimulante que sea, al mismo tiempo, cálido, afectuoso, y que brinde apoyo de las propias prioridades de aprendizaje y ritmo del niño." Es dentro de este entorno de apoyo, sin presión que los bebés y los niños pequeños adquieren un sentido sólido de seguridad, auto-estima positivo, y entusiasmo de aprender a largo plazo." Elkin no es el único que cree esto; él comparte la opinión de varios otros expertos en su libro, Miseducation-Preschoolers at Risk

El afamado pediatra y autor Dr. Benjamin Spock, recomendaba dejar la educación académica para una edad posterior. "La filosofía del movimiento de guarderías infantiles estadounidenses, la cual lleva a los niños al preescolar, nunca incluyó las tres "R". Yo estoy firmemente de acuerdo con esta filosofía. De hecho, ésta enfatiza que su única preocupación es con los aspectos físicos, emocionales, y sociales del desarrollo, los cuales vienen antes de la escuela. Existen etapas separadas de desarrollo cuando cada habilidad puede adquirirse más fácilmente, y tratar de apresurarlos podría fallar fácilmente. De hecho, experimentos realizados años atrás indicaron que los niños que comenzaron a leer a los siete años de edad desarrollaron menos problemas de lectura que los que comenzaron a los seis años."

Otro pediatra bien conocido, Dr. T. Berry Brazelton, coincide con este punto de vista, "El bebé humano es sorprendentemente capaz de cumplir. Él puede ser formado para caminar a los nueve meses, recitar números a los dos años, leer a los tres años, e incluso puede aprender a lidiar con las presiones detrás de estas expectativas. Pero los niños en nuestra cultura necesitan alguien que grite, "¿A qué precio?""

The American Academy of Pediatrics Committee on Early Childhood, Adoption, and Dependent Care ha hecho énfasis en que las experiencias tempranas de un niño afectan tanto el desarrollo estructural como funcional del cerebro. Las experiencias tempranas, ya sean positivas o negativas, pueden tener consecuencias a largo plazo tanto para el niño como para la familia. Estos efectos se ven aumentados para los niños de situaciones en desventaja. Resulta que la calidad de las experiencias tempranas es más importante; las experiencias de alta calidad pueden brindarse en casa o afuera. En una publicación más reciente, la importancia del juego ha sido realzada; "el juego es esencial para el desarrollo porque contribuye al bien estar cognitivo, físico, social, y emocional de los niños y jóvenes."

Claramente, el consenso actual es que la instrucción académica formal se deja mejor para los años posteriores; los niños pequeños deberían tener bastante espacio en sus años de formación para avanzar a su propio ritmo. Como Trisha Gura señaló en un reporte en 2005 en la prestigiosa revista Nature , la mayor parte de nuestro entendimiento actual de educación infantil en todos los niveles se basa en la opinión de expertos, y no en la comprensión de la base neurocientífica del aprendizaje. Nuevos estudios (algunos actualmente en proceso) algún día podrían mostrar que actividades preescolares específicas pueden fomentar el aprendizaje posterior. Sin embargo, debido a que tales resultados científicos están en el futuro lejano, el sentido común y el consejo de expertos deberían ayudarnos a planear la educación de los niños en preescolar de hoy en día.

¿Cómo Determino Si Mi Hijo Necesita Ir a Preescolar?

Para decidir si su hijo debería o no acudir a un programa preescolar, comience por hacerse algunas preguntas:

¿Su hijo tiene oportunidades de socializar con niños de su edad? Sí ____ No _____

La socialización exitosa se aprende mediante la experiencia. Los niños necesitan oportunidades para interactuar con otros. Es mediante estas oportunidades tempranas que ellos aprenden por primera vez a demostrar su independencia, formar amistades, resolver problemas, y aprender a aceptar y respetar a otras personas con diferentes personalidades, valores, y diferencias culturales.

¿Su hijo tiene responsabilidades razonables? Sí ____ No _____

Cuando los niños que van al preescolar reciben ciertas tareas para las cuales son responsables, como colgar su abrigo en un gancho, mantener su escritorio ordenado, seguir reglas, y guardar juguetes y equipo cuando terminen de usarlos. Si los niños saben lo que se espera de ellos, por lo general están felices por cumplir, especialmente cuando son elogiados por sus logros. Los niños, quienes reciben responsabilidades en casa, por lo general se adaptan bien a las nuevas responsabilidades en la escuela.

¿Su hijo puede separase de usted cuando lo deja al cuidado de otras personas? Sí ____ No _____

Es común que los niños experimenten ansiedad cuando se separan de sus padres, especialmente durante los años en los que empiezan a caminar. La separación es más exitosa cuando el padre prepara al hijo con anticipación, le dice cuándo se van a ir, promete que regresará, continúa yéndose a pesar de la protesta, regresa a tiempo, y felicita al niño por haber dado un "gran paso." Si la separación provoca un arrebato emocional prolongado, regresión a hábitos anteriores (chuparse el dedo, morderse las uñas), o síntomas físicos negativos (dolores estomacales, diarrea, y dolores de cabeza) la situación es demasiado estresante para que el niño pueda manejarla. Él necesita tiempo, constancia, amor, y apoyo para ayudarle a ajustarse a la situación.

¿Usted tiene la oportunidad de pasar tiempo de calidad con su hijo? Sí ____ No _____

El tiempo de calidad probablemente sea lo más valioso que pueda darle a su hijo, y algunas veces lo más difícil debido a que las demandas de otros miembros de la familia, trabajo, y otras circunstancias podrían interrumpir sus planes. Sea honesto consigo mismo, y evalúe si su horario y temperamento le permiten tener el tiempo, paciencia, disciplina, y entusiasmo para darle a su hijo una base sólida que lo prepare para el preescolar.

¿Su hijo ha estado expuesto a experiencias "mundanas"? Sí ____ No _____

Estas experiencias no necesitan consistir de un viaje internacional. Los viajes a la biblioteca, oficina de correos, almacén de abarrotes, panadería, y estación de bomberos son benéficos para un niño en edad preescolar. Estas experiencias los exponen al mundo alrededor de ellos, lo cual estimula su curiosidad. A medida que su curiosidad es estimulada, ellos hacen preguntas. Es mediante la respuesta a estas preguntas que ellos descubren la felicidad y emoción de aprender.

Si usted respondió sí a la mayoría de estas preguntas, es probable que su hijo esté preparado para el preescolar sin la ayuda de un programa preescolar. Si usted respondió no a la mayoría de estas preguntas, es probable que su hijo se beneficie de asistir a un preescolar de calidad.

El factor más importante que hay que considerar es que su hijo en edad preescolar desarrolle una actitud sana hacia el aprendizaje. Si esto es demostrado y fomentado por los padres y/o maestros de preescolar, el niño tendrá la herramienta más importante para comenzar su educación formal, una que podría durar toda la vida.




Fuentes Adicionales:
National Association for the Education of Young Children

Parenting: Toddlers and Preschool Children
British Broadcasting Corporation

US Department of Education

Referencias:
Bruer JT. Avoiding the pediatrician's error: how neuroscientists can help educators (and themselves). Nat Neurosci. 2002;5(suppl):1031-1033.

Committee on Early Childhood, Adoption, and Dependent Care. Quality early education and child care from birth to kindergarten. Pediatrics. 2005;115:187-191.

Gura T. Educational research: big plans for little brains. Nature. 2005;435:1156-1158.

Koizumi H. The concept of 'developing the brain': a new natural science for learning and education. Brain Dev. 2004;26:434-441.

KR Ginsburg and the Committee on Communications and the Committee on Psychosocial Aspects of Child and Family Health. The importance of play in promoting healthy child development and maintaining strong parent-child bonds. Pediatrics. 2007;119:182-191.

Last Reviewed noviembre 2010



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.