¡Ayúdenme... Emily (o Brandon) No Comen!
English Version


Cualquiera que cuide de niños pequeños le dirá que la hora de comer puede ser todo un reto. Continúe leyendo para encontrar consejos sobre cómo mantener la paz a la hora de comer, así como también algo que le consuele respecto a que ¡Emily y Brandon no desperdiciarán nada voluntariamente!

Disfrute de la Cena, No de la Guerra
"Si limpias tu plato, puedes ver la televisión."

"No habrá postre hasta que te comas las verduras."

"Te quedarás sentado toda la noche hasta que te acabes el brócoli (o las espinacas o el hígado)."

¿Le suena familiar?

Sin duda usted escuchó amenazas como éstas cuando era niño, pero las investigaciones muestran que los sobornos y recompensas por alimentos se autodefienden. La comida debería utilizarse como alimento, no como castigo. Y la hora de la comida debe ser una hora para una conversación pacífica, no una continua batalla acerca de la comida. Junto con una variedad de alimentos saludables, una atmósfera placentera a la hora de comer contribuye tanto a una buena alimentación como a sanos hábitos alimenticios.

¿Qué Puede Hacer un Padre?
Primero, reconozca que todos los niños exhiben lo que los adultos consideran conductas peculiares de alimentación. No lo tome personal. Los atracones de comida de la infancia, las huelgas de hambre autoinducidas y los modales ofensivos en la mesa son todos parte de un desarrollo normal en niños muy pequeños. Los niños utilizan la mesa y el refrigerador como un escenario para alardear de su independencia. A veces la comida no es para nada el problema, si no quién está a cargo. Usted es el jefe, pero no pierda el poder al involucrarse en batallas que no puede ganar. Las peleas en las comidas, por ejemplo.

Segundo, dese cuenta de que la mayoría de los frustrantes modales con la comida se notan en niños pequeños debido a un desacelerado índice en su crecimiento. Después de una racha de un crecimiento muy rápido en el primer año y medio de vida, el crecimiento se reduce y el apetito disminuye. No espere que un niño de 3 años coma tan vorazmente como un bebé o que consuma las porciones del tamaño de las de un adulto. Si Emily está creciendo normalmente y usted le está proveyendo una variedad de alimentos saludables, deje que su apetito decida su consumo. También recuerde que el apetito de los niños varía sin predicción. Un apetito melindroso esta semana puede convertirse en uno gigantesco una semana después.

A usted quizás le preocupe que Brandon siempre esté comiendo bocadillos, pero parece que nunca se acaba una comida. Los niños tienen estómagos pequeños y lapsos cortos de atención. Proveerles de tres comidas al día no tiene un beneficio nutricional real, es simplemente una costumbre social. En vez intente ofrecerle a Brandon seis comidas pequeñas al día (probadas). ¡Usted se sorprenderá de lo bien que come! Él estará menos abrumado al disponer porciones más manejables, y que después le permiten regresar a lo que sea que estaba haciendo.

Preferencia por Un Solo Alimento, Síndrome de las Comidas para Una Sola Persona y Otras Conductas Comunes
Tanto Emily como Brandon exhibirán patrones alimenticios inusuales en algún momento de su infancia temprana. Lo mismo va para Jessica, Dylan y el resto de la clase de maternal. Por ejemplo:

Preferencia por Un Solo Alimento. Emiliy come sólo dos o tres alimentos, comida tras comida. Por alguna razón desconocida, el alimento de su elección usualmente es algo saludable: leche, yogur, pasas o huevos. Sólo permítale saciarse de su "antojo", pero también continúe ofreciéndole otros alimentos en cada comida. Después de unos cuantos días, o quizás incluso después de unas cuantas semanas, ella probablemente probará algo de los otros alimentos que usted ha puesto a su disposición. Sin embargo, continúe ofreciéndole el "antojo" por el tiempo que se lo permita.

Síndrome de las Comidas para Una Sola Persona Brandon fervientemente se niega a comer lo que se le ha servido. Esto más frecuentemente es un juego para llamar la atención. ¿Qué es más reconfortante que un adulto que salta de la mesa para preparar algo que le podría gustar más? ¿Su mejor solución? Siéntese y relájese. Tenga listos alimentos que a él le gusten (pan, rollos, verduras en palitos o fruta) disponibles todo el tiempo. Dele su apoyo, pero establezca algunos límites. No salte por un aro para cocinarle algo más que a él quizás le guste. Si no come esta vez, lo hará la próxima. El no morirá de hambre.

Lloriquear y Quejarse. "¡Odio el pollo!" llora Dylan, retorciéndose en el piso. Ésta es una conducta inapropiada, incluso para un niño de tres años, y requiere de algo de atención de su parte. Usted puede comenzar sugiriéndole a Dylan que coma los otros alimentos que hay en la mesa. Quizás las papas, o los ejotes. Si no puede comportarse de forma adecuada y/o elige no comer, entonces debe abandonar la mesa. No le dé comida para que se la lleve ni le permita regresar a la hora del postre. Él sólo tiene que esperar hasta la próxima hora planeada de refrigerio (la cual probablemente es sólo a una hora o más). Si usted constantemente refuerza esta estrategia, de forma eventual él aprenderá lo que se espera de él.

Gran Dieta Blanca Estadounidense La dieta de Amber consiste exclusivamente de pan, papas, pasta y leche. ¿Y qué? Si ella está creciendo normalmente usted tiene más que ganar de vivir con esta dieta que de pelear contra ella. Esto cubre la mayoría de los principales grupos de la Pirámide Alimenticia. Además de ser un poco suave al paladar, no hay nada inherentemente malo con esta combinación. Evite presionarla con comer otros alimentos. El llamar la atención para terminar con los hábitos melindrosos sólo los refuerza. Continúe ofreciéndole una variedad de alimentos, especialmente aquellos con colores brillantes. La mayoría de los niños eventualmente son atraídos por el tono de los jitomates cherry, los melones o por los palitos de zanahoria. El comer de forma extraña rara vez dura por mucho tiempo y el suplemento vitamínico recomendado por el doctor puede alejar sus preocupaciones nutricionales.

Temor a Nuevos Alimentos. Eric decididamente se niega a probar cualquier cosa que no haya comido antes. Esto es bastante normal. Puede tomar muchas exposiciones a los nuevos alimentos antes de que un niño esté listo a probarlos, y muchas más para que en realidad le gusten. No lo presione sobre este asunto. Sólo ofrézcale el alimento una vez y luego otra. Piénselo. ¿Cuántas veces usted se negó a probar un alimento en particular antes de que finalmente lo probara (¡y le gustara!)?

Lo cual nos lleva a un buen punto. Piense que su hijo tiene las mismas necesidades y deseos que usted. ¿Disfruta el comer cuando no tiene hambre? Tampoco él. ¿Se siente desganado ante porciones que son abrumadoramente enormes? También él. ¿Se le antojan ciertos alimentos que lo reconfortan al final del día? Bueno, pues ellos también. Respete sus deseos y usted tendrá la mayor parte de la frustración bajo control.

¿Cómo Sé Qué Están Comiendo lo Suficiente?
El crecimiento es una buena guía aquí. Si su hijo está constantemente por encima de los 50 percentiles, crece permanentemente junto con una altura y peso adecuados, entonces está bien. Utilice la guía ChooseMyPlate.gov como una medida base de qué tan bien sus niños están comiendo (vea la lista a continuación). Recuerde que estas son sólo pautas, no hay necesidad de entrar en pánico si no se consumen todos los grupos diariamente. Si a su hijo no le gustan las verduras, pruebe con las frutas. Si no se toma la leche, quizás coma queso cottage. Y si no puede o quiere comer carne, no hay nada de malo con la mantequilla de maní o con el atún.

Hazlo como Yo lo Hago, No como Yo lo Digo
Es importante recordar que los niños son los mejores jueces de cuánto deben comer. Los padres son los mejores jueces de lo que deberían comer. Los adultos no son responsables de cuánto come un niño, o incluso de si lo hace. Sin embargo, ellos son responsables de proveerles las bases de una buena nutrición. He aquí siete pasos para ayudar a que los niños coman mejor y a prevenir pelear en torno a la comida.

1. Prepare a los niños para las comidas. Una advertencia de 5 minutos antes de la hora de comer les dará tiempo de calmarse, lavarse las manos y de estar listos para comer. 2. Compre sólo alimentos que quiera que su hijo coma. 3. No se preocupe si su hijo se salta una comida. 4. Deje que los niños tomen sus propias decisiones en cuanto a la comida de las buenas opciones que usted le da. 5. Sirva comidas y bocadillos regulares. 6. Haga de la hora de la comida algo placentero. 7. Enséñeles buenos modales en la mesa.

Los encuentros felices con la comida a cualquier edad ayudan a establecer hábitos sensibles alimenticios en el futuro. El manejar la comida y las situaciones a la hora de comer de manera tranquila y positiva estimula sanas opciones alimenticias y genera un ambiente cálido y confiable en el hogar.




Fuentes Adicionales:
International Food Information Council Foundation


FUENTES CANADIENSES DE INFORMACIÓN:
Canadian Council on Food and Nutrition


Referencias:
Allen RE, Myers AL. Nutrition in Toddlers. Am Fam Physician . 2006 ;74(9):1527-32.

Duyff RL. The American Dietetic Association's Complete Food & Nutrition Guide . 3rd Ed. Hoboken, NJ: John Wiley and Sons, Inc.;2006.

Last Reviewed April 2010



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.