Viviendo Indirectamente de Equipos Deportivos: ¿Esto Es Saludable?
English Version


Aficionados ávidos a los deportes tiemblan a causa de la tormentas de nieve y se asan bajo el calor del sol para ovacionar a sus equipos. Es genial la dedicación para los atletas, pero ¿cómo afecta esto a las personas en las gradas?

"Cuando las personas identifican y forman una fuerte conexión con un equipo local, esto se relaciona con la salud psicológica," dice Daniel L. Wann, PhD, profesor asociado de psicología en Murray State University en Kentucky y coautor del libro sobre psicología del aficionado deportivo. "Entre más se identifiquen con el equipo, mayor será su autoestima , entre más alto sea su vigor o energía, menor será su fatiga, confusión, depresión y alienación."

Para Mejorar o Empeorar
"Los aficionados de Chicago Cubs van a Wrigley Field para divertirse, sentir ese compañerismo y tener un sentido de pertenencia. Cualquier cosa que los Cubes hagan es un asunto aparte," dice el Dr. Wann. "La belleza de esto es que no importa qué tan bueno sea el equipo, de cualquier manera usted obtiene los efectos."

Fraternidad
Edward Hirt, PhD, profesor asociado de psicología en la Indiana University, siente que los deportes proporcionan muchas maneras para satisfacer la necesidad humana de pertenencia.

"Las personas pueden ir juntas a los juegos, miran juntas las transmisiones, hablan y expresan sus condolencias en la radio o a través del correo electrónico o juegan juntas deportes de fantasía," él explica.

Lealtad al Equipo
El Dr. Hirt estudió a aficionados del equipo de basketball Big Ten y encontró que aquellos con una lealtad a un equipo en particular se sintieron mejor sobre sus propias capacidades y atractivo sexual cuando su equipo ganaba. Después de que perdía, los aficionados estaban más pesimistas sobre las oportunidades de hacer un tiro libre, terminar juegos de palabras y conseguir una cita.

"Cuando al equipo le va bien, los aficionados sienten como si a ellos mismos les fuera bien," dice el Dr. Hirt.

Victorias y Derrotas
Los estados de ánimo después del juego tienden a ser bastante predecibles. En el transcurso de la euforia de un triunfo, los aficionados comparten la gloria, se chocan las manos unos a otros y cuando se refieren al juego dicen, "Ganamos." Cuando el, equipo pierde, los aficionados desvían la culpa, diciendo, "Perdieron."

Pero el sentido de los lazos que unen a la afición continúa a medida que los aficionados expresan sus condolencias y comparten recuerdos de los grandes juegos con los aficionados del mismo equipo que se encuentran en el estacionamiento o en el mostrador de la tienda de productos gourmet. Los que sienten una fuerte conexión con el equipo tienden a sentirse molestos, alterados o deprimidos.

"Durante uno o dos días, lo hace sentir como basura," dice el Dr. Wann, "pero dentro de poco tiempo, la vasta mayoría se levanta."

Vigor y Violencia
Los aficionados dedicados están orgullosos de su lealtad, pero algunas veces el espíritu de equipo puede llegar demasiado lejos.

"Si usted está totalmente entusiasmado por su equipo y por cualquier cosa no se lleva bien con las personas que son sus rivales, es entonces cuando la violencia puede ocurrir," explica el Dr. Hirt.

La vasta mayoría de los aficionados toman los juegos con calma, pero para un número pequeño, estar a la expectativa podría no ser un pasatiempo saludable. El Dr. Hirt sospecha que algunos devotos al equipo podrían beneficiarse de la obtención de la perspectiva de que sólo es un juego. Los deportes pueden llegar a ser perjudiciales para las relaciones interpersonales y, para algunos aficionados, una excusa para actuar violentamente.

Por ejemplo, los disturbios hechos por los aficionados después de que un equipo gana han plagado nuestras ciudades de los Estados Unidos, así como también las sedes europeas de sóccer.

El Factor de la Testosterona
El profesor James Dabbs, PhD, de la Georgia State University encontró una relación entre los niveles de testosterona de los aficionados y el éxito del equipo. El Dr. Dabbs hizo pruebas de los niveles de testosterona después de juego a hombres que vieron los juegos televisados de la Copa Mundial de Soccer de 1994. Los niveles de testosterona aumentaron al 27.6% en los aficionados que apoyaron al equipo brasileño y disminuyeron al 26.7% en los desanimados aficionados italianos.

Los atletas experimentan una fluctuación similar: la testosterona aumenta en los ganadores y disminuye en los perdedores.

"Usted ve el juego y piensa en jugarlo," dice el Dr. Dabbs. "Para las personas no hay mucha diferencia entre ser un aficionado y ser un competidor."

Él dice que se necesita realizar más investigación para determinar si existe un vínculo entre los cambios hormonales y la conducta agresiva y descontrolada.

Todo Acerca de los Lazos Que Unen a la Afición
¿Qué es lo que hace que alguien forje una lealtad a un grupo de personas que nunca se han conocido? Con frecuencia la mayoría de la ubicación geográfica juega un papel importante en la unión, así como sucede con una tradición familiar que apoya a un equipo específico. Frecuentemente los exalumnos continúan comprometidos con su equipo de la universidad. Ganar, aunque sea un factor, no es tan importante como algunos pensarían. El lazo que une a la afición es la atracción principal.




Fuentes Adicionales:
American Psychological Association


FUENTES DE INFORMACIÓN CANADIENSES:
Canadian Psychological Association

Canadian Psychiatric Association

Referencias:
Dabbs JM, Dabbs MG. Heroes, Rogues, and Lovers: Testosterone and Behavior . McGraw-Hill; 2000.

Georgia State University website. Disponible en: http://www.gsu.edu/~psyjmd/ .

UF study backs suspicions: for some, sports really is better than sex. University of Florida website. Disponible en: http://www.napa.ufl.edu/oldnews/sports.htm .

Wann D, et al. Sport Fans: The Psychology and Social Impact of Spectators . Routledge; 2000.

Last Reviewed REVIEW IN PROGRESS



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.