Enseñar espiritualidad a los niños
English Version


Según algunos expertos, la espiritualidad puede ayudar a los niños a encontrar su camino en la vida. Tener una base espiritual puede ayudar a los niños a lidiar con una crisis, resistir la presión de sus pares y evitar las influencias negativas, como las drogas y el alcohol. También puede fomentar mejores relaciones con los padres y mantener a los niños concentrados en el logro académico.

Más tarde en la vida, quizás usted también obtenga los beneficios. Un estudio mostró que, cuando los hijos adultos asistían con mayor frecuencia a los servicios religiosos, era más probable que les brindaran asistencia a los padres cuando envejecieran. También tenían mejores relaciones y un contacto más frecuente, en comparación con los hijos adultos que asistían a los servicios religiosos con menos frecuencia.

Refutar las ideas equivocadas
Saber cómo enseñar la fe puede resultar difícil. Esto es particularmente cierto en los adultos que crecieron sin una educación espiritual, que se casaron con alguien de una religión diferente o que no se sienten cómodos con las enseñanzas religiosas tradicionales.

Sin embargo, lo que suele evitar que las personas asuman el papel del líder espiritual de la familia son los conceptos equivocados acerca de lo que es la espiritualidad y cómo explicarla a los hijos.

Mito Nº 1: La espiritualidad y la religión son la misma cosa.
Uno de los conceptos equivocados más comunes es que la espiritualidad es sinónimo de religión. La espiritualidad se refiere a vivir la vida en conexión con todos los seres vivientes y aceptar las nuevas experiencias con asombro, gratitud y humildad.

La religión se refiere a la comunidad, los rituales y el apoyo compartido. La religión vincula la espiritualidad con otros conceptos. La persona espiritual no necesariamente será religiosa. Las personas que practican una forma u otra pueden hacer la misma práctica, pero la aplican de maneras diferentes.

Ya sea que usted profese una religión tradicional o que su idea de espiritualidad se incline hacia la necesidad de respetar la tierra, podrá transmitir sus ideas a sus hijos. Lo que es importante no es la etiqueta que le ponga, sino la conexión con algo que es más grande que usted mismo. A veces, esa conexión puede agregar una perspectiva a la vida y, así, hacerles más fácil a los niños lidiar con los grandes o pequeños problemas de la vida.

Mito N° 2: A los niños realmente no les interesan estas cosas.
A muy temprana edad los niños empiezan a hacer las mismas preguntas filosóficas y existenciales que las personas se han hecho durante milenios. Los niños se interesan genuinamente y están preocupados por estas cuestiones.

No debe subestimar la curiosidad de sus hijos; tan seguro como que un día van a preguntar por qué el cielo es azul, se van a preguntar qué sucede cuando nos morimos, de dónde venimos y por qué el mundo funciona de la manera en que lo hace.

Mito N° 3: No conozco todas las respuestas, entonces, ¿para qué sacar el tema a colación?
Los niños, especialmente los más pequeños, se caracterizan por hacer todo tipo de preguntas, incluidas las que no tienen respuesta. Sin embargo, cuando se trata de cuestiones de fe, no necesita saber todas las respuestas. De hecho, ayudar a su hijo a encontrar una explicación de las cosas de manera independiente puede ser más importante que conocer la “verdadera” respuesta a sus diversas dudas.

Es más importante establecer un diálogo espiritual, lo que significa no solo compartir sus creencias, sino también preguntarle a su hijo o hija acerca de las que tiene.

Invierta las preguntas. Hágalo pensar en estas cuestiones. Piense en su papel de padre no como el que suministra respuestas, sino como el proveedor de un lenguaje con el cual se pueda hablar de temas orientados a la fe. Mantenga una mente abierta durante el diálogo. La conversación es más importante que determinar lo que se percibe como correcto o incorrecto.

Mito N° 4: Es muy difícil explicar conceptos abstractos a los niños pequeños.
Todo padre sabe que, cuando se explican conceptos difíciles a los niños, es mejor decir las cosas en términos simples. Si bien puede ser difícil simplificar conceptos como fe y espíritu, las acciones son más importantes que las palabras.

Para enseñar a un niño a vivir una vida espiritual, los padres deben comenzar por sí mismos. Analice sus propias creencias y fe y hágase las preguntas difíciles. ¿Por qué cree que estamos aquí? ¿Cuáles son sus creencias respecto de Dios o un creador? ¿Cómo debemos tratarnos unos a otros? ¿Qué valores son importantes en su vida? ¿Cómo los puede demostrar en forma cotidiana?

En lugar de enseñar grandes lecciones acerca de la vida y la filosofía, es mejor usar los pequeños momentos para guiar a sus hijos. No subestime el poder de la gratitud. Algo tan sencillo como hacer una lista de los regalos de la vida o decir un simple gracias antes de una comida puede resultar una experiencia espiritual.

Olvidarse de la perfección
Sin importar su propia crianza o creencias actuales, usted puede dar a su hijo el regalo de una crianza espiritual. Y, como en la mayoría de los ámbitos de la crianza, usted no tiene que ser perfecto. Fomentar la relación es lo más importante.




RESOURCES:


CANADIAN RESOURCES:
Canadian Child Care Federation

Religions in Canada

References:
Good M, Willoughby T, et al. Institutional and Personal Spirituality/Religiosity and Psychosocial Adjustment in Adolescence: Concurrent and Longitudinal Associations. J Yough Adolesc. 2013 Aug 18. [Epub ahead of print].

How can spirituality affect your family's health? KidsHealth website. Available at: http://kidshealth.org/parent/emotions/feelings/spirituality.html. Updated August 2011. Accessed October 17, 2013.

How to teach kids about spirituality. Dr. Prem website. Available at: http://drprem.com/parenting/teach-kids-spirituality.html. Accessed October 17, 2013.

King V, Ledwell M, et al. Religion and ties between adult children and their parents. J Gerontol B Psychol Sci Soc Sci. 2013;68(5):825-836.

The difference between spirituality and religion. Spirituality & Health Magazine website. Available at: http://spiritualityhealth.com/articles/difference-between-spirituality-and-religion. Published July-August 2009. Accessed October 17, 2013.

Last Reviewed October 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.