Autoexpresión: Una solución para los tiempos traumáticos
English Version

¿Hablar sobre su trauma y dolor o poner una buena cara? La investigación sugiere que expresar pensamientos y sensaciones dolorosas puede ayudar a disminuir el riesgo de enfermedad.


Charles es un ingeniero de 37 años que perdió a su esposa en un mortal accidente automovilístico hace seis meses. Cuando se le preguntó cómo estaba enfrentado la muerte, respondió, "Me mantengo ocupado con mis proyectos. Tengo una vida social activa y he desarrollado nuevos intereses. Para ser honesto con usted, he estado demasiado ocupado como para sentarme y ponerme a llorar sobre cosas...y no quiero entristecer a otras personas. Sólo he aceptado que mi vida ya no va a ser la misma."

Meg es una mujer de 50 años, madre de tres hijos cuyo marido murió hace dos años en un choque de auto. Ella lo ha enfrentado de manera distinta a Charles. "He estado con consejos desde la muerte de John y me uní a un grupo de ayuda. He encontrado ayuda adicional de los miembros de la familia y a través de las oraciones."

Por la apariencia exterior, Charles parece ser fuerte al afrontar la muerte de su esposa, mientras que Meg pasa muchos días y noches emocionales hablando y llorando abiertamente su trágica pérdida. Pero ¿qué estilo de enfrentamiento es realmente el más saludable?

Los peligros de la inhibición
En 1982, James Pennebaker, PhD, un psicólogo de la University of Texas, llevó a cabo una investigación sobre los sobrevivientes de cónyuges que se suicidan o que son víctimas de accidentes automovilísticos. Encontró que quienes hablan y expresan sus sentimientos sobre la muerte de su cónyuge, tienen menos problemas marcados de salud física y emocional durante el año posterior a la muerte, que aquellos que no lo hicieron.

De acuerdo al Dr. Pennebaker, los estudios adicionales han demostrado que el no hablar sobre los principales estresantes de la vida - pasados o presentes - es un riesgo de salud. Tales estresantes incluyen:

  • Muerte
  • Pérdida de empleo
  • Un accidente
  • Violación
  • Abuso
  • Suicidio
  • Divorcio
  • Infidelidad matrimonial
  • Otras experiencias dolorosas o traumáticas

El no hablar al respecto (inhibición) ha sido relacionado a:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Insomnio
  • Pensamientos y sueños no deseados y recurrentes
  • Una variedad de problemas de salud física

La personalidad juega un papel
Las personas con una personalidad inhibida o un estilo de enfrentamiento represivo están en mayor riesgo. Normalmente son precavidos, moderados y rara vez revelan sus pensamientos y sentimientos más profundos - rasgos que son estimados en la sociedad estadounidense. Pero debido a que estos individuos tienden a ansiar orden y ser predecibles, tienen una dificultad especial para ser flexibles, reconocer emociones y abrirse a otros cuando enfrentan un trauma.

En su libro, Opening Up: The Healing Power of Expressing Emotions, el Dr. Pennebajer cita estudios que han sugerido que la inhibición crónica puede estar ligada al colesterol y presión arterial elevados, puede incrementar el riesgo de desarrollar ciertos trastornos del sistema inmunológico y, en el cáncer de seno, los pacientes pueden incrementar el riesgo de una muerte temprana. La inhibición extrema ha sido implicada con la gravedad de la diabetes, el asma, la anorexia, y umbrales de dolor perturbados.

"El mantener constantemente contenidos los sentimientos puede ser estresante," dice el Dr. Pennebaker. "Las personas parecen tener una urgencia subyacente de confesarse. La inhibición no es agradable para la mayoría de ellos."

En los buenos tiempos y en los malos
De manera sorpresiva, el Dr. Pennebaker cita varios estudios que sugieren que incluso los sucesos positivos como el recibir un ascenso, casarse, tener un bebé o ganar la lotería pueden contribuir a los problemas de salud si no son hablados. Es saludable expresar abiertamente las emociones tanto positivas como negativas.

Sacando al gato de la bolsa
Anteriormente, a finales del siglo XIX, los médicos Sigmund Freud y Joseph Breuer creían en el valor de la terapia del habla como una forma de descargar los sentimientos reprimidos y la tensión física.

Los beneficios adicionales del hablar acerca de estresantes o un trauma pueden incluir:

  • Mayor entendimiento del suceso
  • Mayor autoentendimiento
  • Facilitación del proceso "dejar ir"
  • Mejor humor
  • Una perspectiva más positiva

Antes de que usted confíe: Cosas a considerar
Antes de que comparta sus pensamientos, sentimientos o secretos más profundos con otra persona, tenga en cuenta que elegir como confidente a la persona equivocada podría hacerle más mal que bien. Es muy importante que encuentre un confidente confiable, no crítico, de apoyo confidencial que no compartirá lo que le ha dicho. Puede que usted quiera encontrar un terapeuta - alguien que pueda proporcionarle objetividad al igual que anonimato.

¿Qué pasa si usted prefiere no hablar? De acuerdo al Dr. Pennebaker, hay un número de formas en que podemos expresar nuestros pensamientos y emociones aparte de hablar con un amigo, un grupo de ayuda o un terapeuta. Otros modelos efectivos de expresión emocional incluyen el hablar en una grabadora, llevar un diario , escribir cartas, rezar o dedicarse al baile, arte y terapias con música .

La medicina preventiva "escribir"
Los estudios que involucran niños en grado escolar, enfermeras residentes, quienes sufren de artritis, estudiantes de medicina, presos de máxima seguridad, madres debutantes y víctimas de violación, han sugerido que el escribir sobre la agitación emocional mejora la salud física y emocional. En otros estudios, escribir sobre experiencias emocionalmente difíciles ayudó a las personas a disminuir la ansiedad y depresión, encontrar nuevos empleos y graduarse de la universidad.

El escribir sobre sus pensamientos y sentimientos más profundos puede ser una buena medicina - y es fácil y nada cara. Aquí hay algunas cosas que necesita considerar antes de usar este método de autoexpresión:

  • Experimentar
  • El escribir puede o no ayudarle a abordar los conflictos emocionales, dependiendo del tema que esté enfrentando. Si se da cuenta que no le ayuda, pruebe con otros métodos de autoexpresión, y sobre todo, no utilice la escritura para evitar tomar acción directa sobre el problema.
  • Elegir un tema
  • Su tema debe ser uno en el que frecuentemente usted piense o sueñe. Puede ser algo a lo que tenga miedo o algo de lo que se avergüence de expresarlo abiertamente.
  • Dejar ir
  • No censure su escritura. Por esta razón, su escritura debe mantenerse estrictamente para usted mismo. No se preocupe sobre la gramática u ortografía. Escriba sobre la experiencia por si misma así como sus sentimientos más profundos sobre la experiencia. Piense sobre lo que sienta y por qué lo siente de esa manera.
  • No espere sentirse mejor de inmediato
  • Muchas personas notan que se sienten tristes y deprimidas por una hora o más después de escribir sobre una experiencia perturbadora. Esto es especialmente cierto en aquellas que están escribiendo sobre un trauma presente como muerte o divorcio. Sin embargo, para la mayoría de las personas, escribir les proporciona alivio y más estados de ánimo positivos.
  • Cuando otros necesitan autorrevelarse
  • Algunas veces no sabemos qué hacer cuando un amigo ha sufrido la muerte de un ser querido o ha experimentado algún otro trauma. Podríamos tratar de evitar hablar del trauma por miedo a que afecte al individuo. Normalmente este enfoque no es útil. Es probable que nuestro amigo esté pensando mucho en el trauma y necesite hablar al respecto. Una de las cosas más compasivas que podemos decirle a un amigo en crisis es, "Por favor siéntete libre de hablar al respecto."




Fuentes Adicionales de Información
Opening Up: The Healing Power of Expressing Emotions , by James W. Pennebaker. Guilford Press, 1997.

Emotional Intelligence: Why It Can Matter More Than IQ , by Daniel Goleman. Bantam Books, 1995.

Last Reviewed mayo 2009



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.