Madurez Emocional: Su Fuerza Personal
English Version


"La inteligencia académica tiene poco que ver con la vida emocional. Ser inteligente puede disminuir una gran cantidad de pasiones desenfrenadas e impulsos difíciles de controlar; las personas con niveles altos de IQ pueden ser conductores increíblemente deficientes en su vida privada." Daniel Goleman

Es viernes por la mañana y Jane y Alice llegan al trabajo sólo para escuchar que su supervisor necesita que trabajen hasta tarde para terminar una propuesta para el lunes en la mañana. Esto significa que las dos tendrán que cancelar sus actividades por la tarde.

Las dos compañeras de trabajo pasan algún tiempo expresando sus condolencias y quejándose. Después Jane regresa a trabajar, su decepción disminuye a medida que se concentra en terminar su trabajo. Por otro lado, Alice está furiosa y siente que es tratada injustamente por su jefe. Llama por teléfono a un amigo para quejarse un poco más y siente que es difícil concentrarse en su trabajo, queriendo tomar represalias contra su jefe realizando un trabajo mediocre.

Por el lado de la decepción, Jane mostró resistencia, mientras que Alice no. Ser capaz de controlar los altibajos de la vida sin reaccionar exaltadamente es el sello distintivo de la madurez emocional, de acuerdo con la Dra. Martha Stark, un psiquiatra en el área de Boston, miembro de la facultad de Harvard Medical School y autora de Modes of Therapeutic Action .

"Usted puede controlar las cosas que se interponen en su camino y que tendrán un impacto sobre usted de forma externa, pero no interna. A pesar de todo, mantendrá la fe en las personas y en sí mismo y seguirá teniendo un buen sentimiento sobre el mundo. Usted es fuerte, se recupera," dice ella.

Una persona inmadura reacciona a las dificultades con amargura, resentimiento, desesperación o ira. "La recuperación lleva tanto tiempo y siente que es tratado injustamente, vulnerable y desprotegido. Deja escapar sus sueños y de algún modo se da por vencido. Finalmente lo supera pero desperdicia mucho tiempo," observa Stark.

La Personalidad Madura
Starks define la madurez psicológica como "ser capaz de aceptar la realidad de las personas y cosas como son, sin tener la necesidad de que sean más que eso." Para parafrasear un dicho estadounidense: "El arte de vivir en paz con aquello que no podemos cambiar, el valor para cambiar lo que se debe cambiar, sin importar lo que se tenga que hacer para lograrlo y la inteligencia para saber la diferencia."

Junto con esta actitud realista hacia la vida, también las personas maduras poseen estos rasgos de carácter saludables:
  • Capacidad de saber lo que quiere y la capacidad para hacer que eso suceda
  • Autocontrol y pensar antes de actuar
  • Confianza en sí mismo y la capacidad de tomar la responsabilidad de su vida y acciones
  • Paciencia
  • La capacidad de preservar relaciones íntimas y establecer conexiones positivas con otras personas
  • Generosidad y el deseo de dar y estar ahí para apoyar a otras personas
  • Integridad
  • Un sentido de equilibrio y ecuanimidad para sobrellevar el estrés
  • Perseverancia
  • Capacidad de Decisión
  • Humildad y la capacidad de admitir cuándo se equivoca

La Madurez Empieza en Casa
Si muchos de nosotros no llegamos a cumplir estas nobles actitudes, se debe a que crecimos en circunstancias menos ideales. Nadie nació siendo maduro. Nuestros padres y experiencias forman nuestro desarrollo emocional. Los padres maduros que reconocen, validan, aman y aceptan a sus hijos y han realizado sus propias vidas crían hijos maduros. "Creo que los padres que han sido capaces de encontrar y realizar sus propios sueños son los mejores padres del mundo, siempre que su sueño incluya entender y amar a sus propios hijos," dice Stark.

Un niño que lucha exitosamente contra sus fracasos, decepciones y penas desarrollará mayor madurez que el que es mimado y consentido. En toda la niñez, existen tareas de desarrollo que se deben dominar, como hacer amigos y desarrollar autonomía. Al terminar la mayoría de las tareas sin experimentar estrés, conflictos o dificultades excesivos, un niño puede llegar a ser un adulto maduro.

Un IQ alto (coeficiente intelectual), buena apariencia, salud resistente (aunque son atractivas cualidades innatas) no contribuyen a la madurez emocional. Existen muchas personas que nacieron con menos ventajas pero que llegaron a ser adultos maduros equilibrados. Sin embargo, la madurez emocional se relaciona detenidamente al concepto popular de inteligencia emocional , en la cual las personas son expertas en controlar sus propios sentimientos o los de otras personas.

La Madurez Más Noble
Si usted siente que tiene una madurez deficiente, nunca es tarde para cultivar las cualidades de la madurez que le podrían faltar. Las tres formas para lograrlo son la terapia, las nuevas actividades y el trabajo como voluntario.

Terapia
La psicoterapia o terapia de grupo puede ser muy útil para resolver problemas de la niñez y obtener mayor aceptación de sus padres y sí mismos. Al hacer las paces con su pasado "se desplaza a un lugar de serenidad y la aceptación interna y ya no pasa más tiempo peleando, sufriendo y luchando," dice Stark.

Stark proporciona un ejemplo de uno de sus pacientes. "Maria" vino a terapia a la edad de 30 años sintiéndose miserable con su vida. Odiaba su trabajo como enfermera psiquiátrica, tuvo pocos amigos, no tenía relaciones románticas, sufría de problemas económicos y padecía problemas crónicos. Sobra decir que estaba deprimida y enojada.

Maria tenía una relación atormentada con sus padres a quienes veía con frecuencia, buscando todavía la aprobación que nunca tuvo cuando era niña. En el curso de la terapia, trabajó mucho en esta relación y finalmente reconoció los límites de sus padres, aceptando el hecho de que no podrían reunir sus necesidades y al hacerlo, desarrolló una mayor autonomía. Actualmente se le podría considerar ciertamente a Maria como una adulta madura auto-renovada. Tiene una carrera exitosa como analista financiera, muchos amigos, una vida social y una naturaleza más comprensiva y dulce.

Actividades
También las experiencias de la vida son valiosas en el desarrollo de la madurez, dice Stark. Las actividades grupales y comunitarias que fomentan la creatividad, colaboración y responsabilidad pueden transformar mucho a las personas. Por ejemplo, involucrarse en actividades deportivas o compañías teatrales puede ayudar a ganar confianza, desarrollar nuevas habilidades y aprender a trabajar en colaboración con otras personas.

Trabajo Como Voluntario
Ayudar a otras personas es una forma consagrada para transcender sus propias dificultades y experimentar la satisfacción de servicio. Ser un Hermano o Hermana Mayor o trabajar como voluntario en una unidad de cuidados paliativos pueden ser experiencias valiosas de crecimiento. Así que involúcrese en cualquier situación donde se ponga a trabajar y ayudar o asumir la responsabilidad. Superarse a sí mismo es un paso hacia la obtención de la perspectiva que lleva a la aceptación de la actitud de un adulto maduro.




Fuentes Adicionales:
American Psychological Association


FUENTES DE INFORMACIÓN CANADIENSES:
Canadian Psychiatric Association

Canadian Psychological Association

Last Reviewed February 2010



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.