¿Qué origina una conducta criminal?
English Version


De acuerdo con el profesor de criminología, Larry Siegal, de la Universidad de Massachusetts: "Si se seleccionan diez niños al azar, no sería difícil elegir aquellos que están en riesgo de volverse delincuentes. No es magia. Existen ciertos síntomas, como un rango de atención breve, carencia de control de los impulsos y una vida hogareña de mala calidad que son probables predictores de una conducta delictiva". ¿Qué otros factores pueden llevar a una persona a infringir la ley?

Testosterona
Algunos investigadores creen que la hormona testosterona juega un papel en la conducta delictiva. Esta hormona, que es responsable de las características físicas y los rasgos conductuales masculinos, como agresión e impulsividad, inunda los organismos de los varones adolescentes. Como resultado, algunos jóvenes atraviesan un período de delincuencia en la adolescencia, aunque la mayoría no continúan llevando una vida de crímenes. "Un adolescente puede cometer un delito a los 15 que ni soñaría con cometer a los 25. Si podemos mantenerlo fuera de prisión, puede desarrollarse", informa Jack Levin, profesor de sociología y criminología en la Universidad Northeastern en Massachusetts. Aquellos que se convierten en criminales están influenciados por otros factores, como cualidades psicológicas.

Trastorno de personalidad antisocial
Un tipo común de delincuente habitual es la persona con trastorno de personalidad antisocial (también llamado sociopatía o psicopatía). Este trastorno se caracteriza por una falta de conciencia, incapacidad para empatizar con las víctimas, conducta manipuladora y mentiras patológicas. En los Estados Unidos, aproximadamente 3,6% de la población tiene trastorno de personalidad antisocial. Y, entre los prisioneros, se ha estimado que 47% de los hombres y 21% de las mujeres padecen este trastorno.

¿Qué causa que una persona se vuelva antisocial? Al parecer, tanto la genética como el medio ambiente (naturaleza frente a nutrición) influyen en el trastorno de personalidad antisocial. Los investigadores han descubierto que algunos factores en el hogar pueden aumentar el riesgo de un niño, como ser víctima de abuso o negligencia. Aunque existen programas de terapia y medicamentos disponibles para ayudar con otras condiciones (como la depresión), el tratamiento del trastorno de personalidad antisocial es muy complejo, especialmente si se toma en cuenta que la persona puede tener además un problema de alcohol o abuso de drogas.

Otros factores
De acuerdo con el Informe Unificado sobre el Delito de la Oficina Federal de Investigación (FBI), estos factores pueden aumentar el riesgo de una persona de infringir la ley:

  • Tener entre 15 y 24 años: esta población comete más delitos.
  • No tener una vida hogareña estable (p. ej., mudarse con frecuencia) y tener muchos conflictos en casa
  • Tener una situación socioeconómica baja
A los investigadores también les interesa particularmente por qué las personas cometen un delito violento. Los estudios han demostrado que es más probable que los menores de edad y los adultos que han sido víctimas de abuso cuando niños sean arrestados por cometer un acto violento. Algunas pruebas, pero no todas, sustentan la idea de que tener antecedentes de trauma en la cabeza está asociado con la violencia. Lo que parece estar claro es que los factores que llevan a una persona a ser violenta son muy complejos, e incluyen genética, medio ambiente y problemas relacionados con la salud física y mental. La intervención temprana puede ser clave para reducir el riesgo de un niño de cometer un delito en la adolescencia o en la etapa adulta.




RESOURCES:

The National Mental Health Association

CANADIAN RESOURCES:
Canadian Mental Health Association

Canadian Psychiatric Association

References:
Antisocial personality disorder. Mayo Clinic website. Available at: http://www.mayoclinic.com/health/antisocial-personality-disorder/DS00829/DSECTION=treatments-and-drugs. Updated October 8, 2010. Accessed March 6, 2011.

Crime factors. City of Cambridge website. Available at: http://www2.cambridgema.gov/cpd/reports/1998/factors.html. Accessed March 6, 2011.

DynaMed Editorial Team. Antisocial personality disorder. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed/. Updated October 27, 2010. Accessed November 17, 2011.

Kenny D, Lennings C. Relationship between head injury and violent offending in juvenile detainees. National Criminal Justice Reference Service website. Available at: http://www.ncjrs.gov/App/publications/Abstract.aspx?id=242343. Published March 2007. Accessed March 6, 2011.

Loosen PT, Purdon SE, Pavlou SN. Effects on behavior of modulation of gonadal function in men with gonatropin-releasing hormone antagonists. Am J Psychiatry. 1994;151:2.

Mild testosterone reduction affective against aggression? Crime Times website. Available at: http://www.crimetimes.org/95d/w95dp6.htm. Accessed March 6, 2011.

Quick facts about the bureau of prisons. Federal Bureau of Prisons website. Available at: http://www.bop.gov/news/quick.jsp#2. Updated March 26, 2011. Accessed March 6, 2011.

Rosenblum L. Antisocial personality disorder. EBSCO Health Library website. Available at: http://www.ebscohost.com/healthLibrary/. Updated September 20, 2010. Accessed March 6, 2011.

Societal costs of child abuse. Prevent Child Abuse Iowa website. Available at: http://www.pcaiowa.org/child_abuse_costs.html. Accessed March 6, 2011.

Traumatic brain injury in prisons and jails: an unrecognized problem. Centers for Disease Control and Prevention website. Available at: http://www.cdc.gov/traumaticbraininjury/pdf/Prisoner_TBI_Prof-a.pdf. Accessed March 6, 2011.

Turkstra L, Jones D, Toler H. Brain injury and violent crime. University of Wisconsin website. Available at: http://www.comdis.wisc.edu/research/turkstra/publications/Turkstra%20Violent%20Crime%202003.pdf. Published 2003. Accessed March 6, 2011.

Where personality goes awry. American Psychological Association website. Available at: http://www.apa.org/monitor/mar04/awry.aspx. Published March 2004. Accessed March 6, 2011.

Last Reviewed May 2011



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.