Derrotando al Cáncer Testicular: La Historia de un Hombre
English Version


Cáncer testicular. El sólo pensar en él nos causa miedo y aprensión. Pero gracias a las maravillas de la medicina moderna, incluso los pacientes con etapas finales del padecimiento tienen tasas de curación de un 60%-85%. Y cuando se diagnostica en las etapas iniciales, el índice de recuperación del cáncer testicular es casi del 100%.

Sin embargo, estas son estadísticas. Para entender verdaderamente los efectos que causa a un hombre y a su familia en forma total, tiene que platicar con la fuente.

Paul, de 42 años de edad, tiene un grado avanzado en química. Cofundador de la compañía de investigación New England, ha estado casado durante 15 años y tiene tres hijas. Antes de que fuera diagnosticado con cáncer testicular en marzo de 1997, nunca tuvo problemas mayores de salud. En una entrevista escrita con Rick Alan, de Healthgate, Paul describe su diagnóstico, su tratamiento exitoso, y cómo esto ha afectado su vida.

HealthGate: ¿Cómo descubrió que tenía cáncer testicular?
Paul: A finales de febrero de 1997, me percaté de una protuberancia en el borde exterior de mi testículo derecho que parecía nuevo, la cual era notoria al sostener mi pene para orinar. Después de esperar alrededor de una semana, hice una cita con mi internista, porque temía que posiblemente fuera un tumor.

Me hizo darle una muestra de orina y me dijo que probablemente era sólo una infección, pero me insistió mucho para que fuera con un urólogo "por si acaso". Me preguntó si ya tenía un urólogo regular. No lo tenía, así que él personalmente me consiguió una cita con un urólogo de un hospital local para el día siguiente. No es necesario decirlo, a pesar de que actuó como si todo estuviera bien, me llamó la atención la urgencia para sacarme una cita.

¿Qué pasó cuando fue al urólogo?
Me dijo que no tenía infección, y que quería descartar algunas posibilidades con un ultrasonido. Cuando regresé a su consultorio, inmediatamente y sin previo aviso me dijo que tenía un tumor maligno. Viendo las cosas en retrospectiva, me doy cuenta de que ambos, el urólogo y el internista estaban un 99% seguros de mi diagnóstico enseguida de haberme examinado. Uno de los sellos del cáncer testicular es la disparidad marcada en el tamaño del testículo. El que está afectado generalmente es mucho más pequeño, lo que era mi caso. Recuerdo haberme sorprendido cuando el urólogo me preguntó si mis testículos habían sido siempre tan diferentes de tamaño.

¿Cuál fue su primera reacción cuando el urólogo le dio la noticia?
Fue como si yo, y todo lo que estaba a mi alrededor, de repente nos estuviéramos moviendo a 1000 millas por hora. Estaba muy preocupado con los posibles resultados y particularmente con la estadística del índice de curación, la cual varía ampliamente con los diferentes posibles tipos de tumor. También quería saber si me iban a practicar una biopsia para confirmar el diagnóstico. El urólogo dijo que no me haría ninguna biopsia, porque con base en el ultrasonido estaba casi 100% seguro de que el tumor era maligno y una biopsia podría extender el cáncer. Sentí un temor enorme y penetrante, así como un increíble y reducido enfoque de la perspectiva.

¿Qué tratamiento le prescribieron sus doctores? ¿Le dieron sólo una o varias opciones de tratamiento?
El urólogo dijo que no me aconsejaba esperar para someterme a una cirugía debido a la posible rapidez con que se desarrollan las metástasis (la diseminación del cáncer). El cáncer testicular crece con rapidez y algunos tipos de tumores crecen muy rápido. Me dijo que quería hacerme una orquiectomía una cirugía para extirpar el testículo para el martes siguiente, lo que era cuatro días después. Acepté hacerlo. Platiqué el fin de semana con el hermano de un amigo que es un oncólogo que aplica radiación y él me confirmó que un tratamiento inmediato era lo indicado. El urólogo también quería tomarme rayos X, análisis de sangre, y una tomografía computarizada para el lunes, para revisar la extensión, sí es que la había, de una posible metástasis. En lo que también estuve de acuerdo.

Después de la cirugía, tuve un linfangiograma una visualización de rayos X de los nódulos linfáticos , para valorar la posible diseminación del tumor. Este mostró una implicación menor de los nódulos linfáticos y se programó la radioterapia.

¿Qué hizo inmediatamente después de saber que tenía cáncer?
Fui a la recepción del hospital para programar los procedimientos de diagnóstico preoperatorio para el día anterior a la cirugía. Entonces llamé a mi esposa. Después de que se lo dije, me regresé al trabajo e hice los planes necesarios para manejar mi ausencia del trabajo durante la siguiente semana. Luego fui a casa y cené con mi esposa y dos amigos cercanos.

¿Cuál fue la reacción de su esposa?
Ella estaba extremadamente calmada, como suele ser ante las emergencia. Estoy seguro de que también estaba muy asustada, por ella y por mí, pero nunca lo demostró.

¿Le dijo a sus hijas?
Sí, de inmediato. Ellas estaban preocupadas, pero no creo que excesivamente. Creo que ellas estaban más preocupadas el día de la cirugía, cuando mi esposa y yo estuvimos fuera todo el día, desde temprano por la mañana, hasta cerca de las 8:00 p.m.

¿Le dijo a alguien más aparte de su familia inmediata?
Sí. Les dije a mis amigos cercanos. También les dije a mis padres inmediatamente. Y decidí ser completamente abierto con el resto de mis compañeros de trabajo. Es una compañía pequeña "como de la familia" e iba a ser muy doloroso para mí si las personas no lo sabían de inmediato o si recibían la información fragmentada. Además, sabía que dejaría de asistir a mi trabajo y que de alguna manera me sentiría débil, así que el inventar una historia y acordarme exactamente de los detalles hubiera sido muy difícil para mí.

¿Buscó una segunda opinión antes de continuar con el tratamiento?
Antes de la cirugía, no hablé con otra persona aparte del hermano de mi amigo. Pero después del linfangiograma, obtuve una segunda opinión de un experto destacado en este campo, antes de someterme a la radioterapia. Terminé cambiando al oncólogo que aplica radiación en el mismo hospital después de mis consultas. El resultado fue que básicamente tuve el mismo tipo de radioterapia que originalmente me sugirió mi primer oncólogo, sólo que en un área ligeramente diferente del abdomen.

¿Hizo algún tipo de investigación después de haber sido diagnosticado? Y sí fue así, ¿en dónde (la biblioteca, en línea, revistas medicas)?
Sí, consulté todas estas fuentes de manera muy extensa. Encontré que los textos médicos actuales eran los de más ayuda. La información en línea también fue útil, pero menos detallada. El National Cancer Institute tiene una buena base de datos de información sobre el cáncer

¿Cómo afectó la radiación a su salud general inmediatamente después de recibirla?
La radiación me debilitó durante todo el tiempo del tratamiento y por varias semanas después. Vomitaba sin control después de cada tratamiento de radiación hasta que descubrí - y en gran parte por mi propia iniciativa - que un medicamento nuevo en ese tiempo, llamado Zofran®, que costaba $17 por píldora, controlaba el vómito completamente. Todavía sentía náuseas constantemente, tuve muy poco apetito durante todo el tiempo del tratamiento (cuatro semanas) y perdí cerca de 15 libras. Fue como si estuviera constantemente mareado.

¿Su tratamiento lo curó totalmente del cáncer testicular?
Sí, aunque existe un ligero riesgo de recurrencia vía metástasis de las glándulas linfáticas del abdomen o el pecho - menos de 1 al 2% en este punto.

¿Qué tipo de tratamiento de seguimiento, si es que lo hay, recibe ahora? ¿Qué tan a menudo tiene que ir a las revisiones?
No hubo tratamiento de seguimiento. Al principio las revisiones eran cada tres meses, ahora cada seis meses. Tengo que acudir un año más y el doctor dice que entonces no necesitará verme más - el riesgo de recurrencia para entonces es extremadamente bajo.

¿Tuvo el padecimiento al inicio, o durante el tratamiento, algún efecto en su vida amorosa?
Sólo al inicio debido a las molestias de la cirugía. La orquiectomía es parecida a la operación de una hernia , a pesar de que con una orquiectomía hay más dolor en la región testicular, creo. La pérdida de un testículo aún deja los niveles de testosterona en un 90-95% de lo normal, y no he notado efectos en mi libido.

¿Tuvo el padecimiento algún efecto sobre su salud general?
No realmente, excepto que sólo recuperé la mitad del peso que perdí durante la radioterapia.

¿Puede describir sus pensamientos y sus sentimientos justo antes y justo después de la operación?
Durante la semana anterior a la cirugía me preocupé por los eventos venideros. El lunes pasó con una imagen borrosa de procedimientos quirúrgicos y valoraciones preoperatorias. El martes de la cirugía, a pesar de que tardó cinco horas, pasó sin dificultad. Tuve una variedad de pensamientos. Me sentí muy afortunado que el sistema médico, por lo menos en ese punto, hubiera trabajado para mí como debía.

Estaba agradecido con el internista que sospechó lo peor pero que no quiso asustarme sin necesidad, y con el urólogo que me brindó el tiempo suficiente para contestar todas mis preguntas. Mi internista todavía me llamó el lunes para disculparse por no haber sido más explícito sobre sus preocupaciones iniciales. No se preocupe, le dije, el mensaje llegó muy claro. Y también me pregunté que hubiera pasado si mi doctor o yo hubiésemos sido menos suspicaces, o si mi cobertura del seguro no hubiera pagado los análisis de seguimiento de confirmación a los que me sometí al día siguiente. Podría estar recibiendo malas noticias sólo hasta ahora (21 meses después), o aún podría estar sin ser diagnosticado y sin enterarme.

Desde la operación, ¿el padecimiento ha tenido algún efecto en su forma general de ver la vida?
Sí, de una manera significativa. Siempre me consideré como una persona que planeaba y que podría retrasar el placer hasta el momento correcto. No es que me haya convertido en un hedonista, de ninguna manera, pero siento un cambio definitivo en mí mismo, Ahora tiendo mucho más a no posponer las vacaciones, o de realizar una compra grande, etc., hasta el momento "correcto".

Durante mi tratamiento, me enfoqué en mi recuperación y me sentí egoísta hasta un punto que no había visto antes o desde entonces. Sentía más empatía con los problemas de aquellos que estaban cerca de mí a partir de mi diagnóstico. Trato, algunas veces con éxito, de sentarme simplemente a "oler las flores". Ahora sé por una experiencia personal vívida que cualquier persona; uno mismo, un esposo(a), un hijo(a), o un amigo(a) cercano puede ser golpeado por noticias de salud devastadoras en cualquier momento. No vivo mi vida con temor a tales noticias, pero trato de amar y apreciar el momento todo lo que puedo, debido a esta realidad.

¿Qué otra cosa referente al cáncer testicular y al hecho de haberlo tenido quiere usted compartir o decir a otras personas?
A menos que usted sea un sobreviviente del cáncer, esto va a sonar muy trillado, pero en este momento puedo ver con honestidad lo positivo de haber padecido cáncer. No es que mi vida estuviera seriamente fuera de orden, pero esto me ha cambiado hacia una buena dirección.

Como Practicarse un Autoexamen Testicular (TSE por sus siglas en inglés)
Los hombres pueden mejorar su posibilidad de encontrarse un tumor al practicarse un procedimiento simple llamado autoexamen testicular (TSE) una vez al mes.

El TSE debe practicarse después de un baño o una ducha caliente. El calor relaja el escroto, haciendo más fácil encontrar algo inusual.

El procedimiento en si mismo es simple y solo le toma unos pocos minutos:

  • Párese frente del espejo. Busque alguna hinchazón en la piel del escroto.

  • Examine cada testículo con ambas manos. Los dedos índice y medio se deben poner bajo el testículo mientras los pulgares se colocan encima. Mueva suavemente el testículo de manera circular entre los pulgares y los dedos. Es normal que un testículo sea más grande que el otro.
  • Busque el epidídimo (la estructura como tubo suave en la parte de atrás del testículo que junta y lleva el esperma) No confunda el epidídimo con un bulto anormal.



  • Si encuentra un bulto, consulte a su doctor inmediatamente. La mayoría de los bultos se encuentran a los lados del testículo, pero algunos aparecen en el frente. Recuerde que el cáncer testicular es altamente curable, en especial cuando se trata de inmediato.

La práctica regular del autoexamen testicular es un hábito de salud importante, pero no puede substituir a la exploración por un médico . Su doctor debe revisar sus testículos cuando la haga una exploración. También puede preguntarle a su doctor para que le enseñe cómo practicarse un TSE.

Reimpreso del National Cancer Institute

Para más información sobre el cáncer testicular:




National Cancer Institute
"Lo Qué Necesita Saber Sobre el Cáncer Testicular"

Testicular Cancer Resource Center
Aprenda sobre la autoexaminación, ensayos clínicos, y los últimos protocolos de tratamientos.




Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.