Hierro
English Version


El hierro es un mineral que se encuentra en cada célula viva. El hierro existe en dos formas: heme y no heme. El hierro heme es parte de las moléculas de hemoglobina y mioglobina en tejidos de animales. Aproximadamente el 40% del hierro en la carne se presenta en la forma de heme. El hierro no heme proviene de los tejidos de los animales además de la hemoglobina y mioglobina y de tejidos de las plantas. Se encuentra en las carnes, huevos, leche, verduras, granos y otros alimentos de las plantas. El cuerpo absorbe hierro heme con mucho más eficiencia que el hierro no heme. La mayor cantidad de hierro en nuestra dieta proviene de alimentos, tales como panes y cereales que están fortificadas con este material. La anemia por deficiencia de hierro es la forma más común de desnutrición en todo el mundo.

Funciones
Las funciones del hierro incluyen:
  • En la hemoglobina, transportar oxígeno a las células en todo el cuerpo
  • En la mioglobina, retener oxígeno dentro de las células, especialmente células de los músculos cardiacos y óseos
  • Formar colágeno, el cual es la principal proteína que forma el tejido conectivo, cartílago y hueso
  • Ayudar a combatir infecciones al sintetizar ciertas enzimas que se necesitan para la función inmunológica
  • Ayudar a convertir betacaroteno en vitamina A
  • Ayudar a crear aminoácidos, los cuales forman bloques de proteína
  • Ayudar a las vías de desintoxicación de medicamento en el hígado
  • Formar parte de una enzima que es esencial para la producción de varios neurotransmisores
  • Sintetizar componentes celulares que son importantes para el metabolismo

Consumo Recomendado
Las necesidades de hierro son mayores durante etapas de crecimiento rápido: infancia, adolescencia y embarazo. También, las mujeres tienen mayores requerimientos que los hombres, para reemplazar el hierro que se pierde mensualmente con la menstruación.

Grupo de Edad Complemento Dietético Recomendado (CDR) (mg/día) HombreMujer0 a 6 meses No CDR; Consumo Adecuado (CA) = 0.27 No CDR; Consumo Adecuado (CA) = 0.27 7 a 12 meses11111 a 3 años774 a 8 años10109 a 13 años8814 a 18 años111519 a 50 años81851+ años88Embarazon/a27Lactancia, igual o menos de 18 añosn/a10Lactancia, 19 a 50 añosn/a9
Deficiencia de Hierro
Los grupos de personas que son susceptibles a padecer deficiencia de hierro son:
  • Mujeres en edad reproductiva
  • Mujeres corredoras
  • Bebés (dependiendo de su dieta)
  • Niños
  • Personas de la tercera edad
  • Grupos de bajos ingresos
  • Minorías
  • Pacientes con enfermedad de Crohn o enfermedad celíaca. El hierro se absorbe desde el intestino delgado y las enfermedades que lo afectan podrían llevar a la mala absorción de las fuentes alimenticias.

Anemia por Deficiencia de Hierro
No existen síntomas de deficiencia de hierro a menos que usted llegue a padecer anemia. Si no se corrige, la deficiencia de hierro puede avanzar hasta llegar a ser anemia. Los síntomas de anemia incluyen:
  • Fatiga: sentir cansancio todo el tiempo o cansarse fácilmente con actividades que solía ser capaz de hacer sin dificultad
  • Falta de aliento
  • Aturdimiento o mareo, especialmente al ponerse de pie
  • Palpitaciones cardiacas: Latidos fuertes o acelerados del corazón cuando realiza un gran esfuerzo o incluso al descansar
  • Piel muy pálida, especialmente el revestimiento rosa de sus párpados, debajo de sus uñas o sus encías
  • Antojos inusuales de sustancias como hielo, suciedad, etc. (llamada pica)

Generalmente, la anemia por deficiencia de hierro se trata incrementando el consumo de hierro a través de fuentes dietéticas y suplementos de hierro.

Toxicidad de Hierro
El hierro es tóxico en altos niveles. Y puesto que el cuerpo no tiene medios efectivos para excretar el exceso de hierro, es posible que se acumule el hierro, sin embargo no es muy común. Las pastillas y suplementos que contienen hierro que están diseñados para su consumo en adultos pueden causar intoxicación en los niños.

Otros efectos causados por consumir demasiada cantidad de hierro incluyen:
  • Daño al hígado y otros tejidos
  • Disminución de la capacidad para utilizar otros oligominerales (zinc, yodo y selenio)

Principales Fuentes de Alimentación
Fuentes de Alimentación en Su Mayor Parte Hierro Heme y Algunas Fuentes de Hierro No Heme
AlimentoTamaño de porción Contenido de hierro (mg) Ostiones del pacifico, cocidos la vapor3 onzas7.8Ostiones del este, enlatados3 onzas5.7Hígado de res, cocido a fuego lento3 onzas5.8Solomillo magro, asado a la parrilla3 onzas2.9Carne de res molida extra magra, asada a la parrilla3 onzas1.8Atún, enlatado en agua, legeo, drenado3 onzas1.3Pollo sin pellejo, carne oscura rostizada3 onzas1.1Pollo si pellejo, carne blanca rostizada3 onzas1.0Carne de puerco, magra, rostizada3 onzas1.0Salmón, enlatado con hueso3 onzas0.7
Fuentes de Alimentación de Hierro No Heme
AlimentoTamaño de porción Contenido de hierro (mg) Cereal fortificado para el desayuno1 taza 4.5 a 18 (revise la Etiqueta de Información Nutricional) Semillas de calabaza1 onza4.3Salvado1/2 taza3.5Melaza residual1 cucharada3.5Nueces de soya1/2 taza4.0Espinaca, hervida1/2 taza3.2Frijoles rojos, cocidos1/2 taza2.6Habas, cocidas1/2 taza2.5Nueces de la India, tostadas1 onza1.7Arroz enriquecido, cocido1/2 taza1.2Calabaza bellota, horneada1/2 taza de cubitos1.0Pan integral1 rebanada0.9Yema de huevo1 yema grande0.7Pasas, sin semilla1/3 de taza1.1Ciruelas pasa, secas5 ciruelas1.1Mantequilla de cacahuate, en trozos2 cucharadas0.6Chabacanos, secos3 chabacanos0.6Pan blanco, hecho con harina enriquecida1 rebanada0.7Bacalao, asado a la parrilla3 onzas0.4
Otras Implicaciones de Salud Relacionadas con el Hierro
Hemocromatosis
Las personas con la enfermedad genética hemocromatosis absorben cantidades excesivas de hierro. Esto lleva a la acumulación de hierro en el torrente sanguíneo y en ciertos órganos, incluyendo hígado, músculos, páncreas y corazón. Generalmente, los signos y síntomas de la enfermedad no se presentan hasta la mediana edad. Las personas de ascendencia europea del norte y los hombres están en mayor riesgo. Sin tratamiento, los niveles altos de hierro pueden dañar estos órganos. El tratamiento involucra consumir una dieta baja en hierro y donar sangre regularmente.

Enfermedad Cardiaca y Cáncer
Cierta investigación ha sugerido que los niveles excesivos de hierro en el cuerpo podrían llevar al aumento en el riesgo de padecer enfermedad cardiaca o cáncer. Estos efectos podrían deberse a la forma en cómo el cuerpo metaboliza el hierro, a diferencia de cuánto hierro está presente en la dieta. Sin embargo, la investigación en estas áreas sigue sin ser concluyente.

Consejos para Aumentar Su Consumo de Hierro
La cantidad de hierro que su cuerpo absorbe varía dependiendo de varios factores. Por ejemplo, su cuerpo absorberá más hierro de los alimentos cuando sus reservas de hierro sean bajas y absorberá menos cuando las reservas sean suficientes.

Además, ciertos factores dietéticos afectan la absorción:

  • El hierro heme se absorbe con más eficiencia que el hierro no heme
  • El hierro heme aumenta la absorción del hierro no heme
  • La vitamina C aumenta la absorción del hierro no heme
  • Algunas sustancias disminuyen la absorción de hierro no heme:
    • Ácido oxálico, que se encuentra en las espinacas y el chocolate (Sin embargo, el ácido oxálico se metaboliza con la cocción.)
    • Ácido fítico, que se encuentra en el salvado de trigo y los frijoles (legumbres)
    • Ácido tánico, que se encuentra en el té
    • Polifenoles, que se encuentran en el café
    Nota: Consumir hierro heme y/o vitamina C con hierro no heme puede ayudar a compensar estas disminuciones.

Para incrementar su consumo y absorción de hierro dietético, intente lo siguiente:

  • Combine fuentes de hierro heme y no heme.
  • Consuma alimentos ricos en vitamina C con fuentes de hierro no heme. Las buenas fuentes de vitamina C incluyen:
    • Pimientos
    • Papayas
    • Naranjas y jugo de naranja
    • Brócoli
    • Fresas
    • Toronja
    • Melón
    • Tomate y jugo de tomate
    • Papas
    • Col
    • Espinaca y acelgas
  • Si usted bebe café o té, hágalo entre comidas en lugar de durante una comida.
  • Cueza los alimentos ácidos en ollas de hierro de molde. Esto puede aumentar el contenido de hierro hasta 30 veces.
Para los bebés, se debe fomentar el amamantamiento hasta al menos de 4 a 6 meses, después se les debe de alimentar con fórmulas fortificadas durante al menos un año: sin leche de vaca, soya o cabra. Se recomiendan suplementos de hierro de rutina para bebés menores de un año, a menos que estén obteniendo la cantidad adecuada de hierro a través de su dieta. En general, no se recomienda el suplemento de rutina después de este punto, excepto para tratar la anemia o durante el embarazo.




RESOURCES:
Academy of Nutrition and Dietetics

Vegetarian Resource Group

CANADIAN RESOURCES:
Health Canada
Food and Nutrition

Dietitians of Canada

Referencias:
Centers for Disease Control and Prevention. Recommendations to prevent and control iron deficiency in the United States. Morbidity and Mortality Weekly Report. 1998;47:1-32. Disponible en: http://wonder.cdc.gov/wonder/PrevGuid/m0051880/m0051880.asp .

Duyff R. The American Dietetic Association's Complete Nutrition Guide . Chronimed Publishing; 1998.

Pennington J. Bowes & Church's Food Values of Portions Commonly Used . 17th ed. Lippincott Williams & Wilkins; 1998.

Wardlaw G, Insel P. Perspectives in Nutrition . 2nd ed. Mosby Year Book, Inc.; 1993.

Moy RJ. Prevalence, consequences and prevention of childhood nutritional iron deficiency: a child public health perspective. Clin Lab Haematol. Oct 2006;28(5)(review):291-8.

Iron Disorders Institute website. Disponible en: http://www.irondisorders.org/. Last accedido el 19 de noviembre de 2006.

Last Reviewed June 2010



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.