Papayas de Importación: ¿Qué Distancia Han Viajado Sus Alimentos?
English Version


Quizás se considere a sí mismo una persona social y ecológicamente responsable: usted separa todos sus residuos reciclables (incluso enjuaga todos los envases), cierra la llave del agua cuando se cepilla los dientes y compra champú empaquetado en plástico reciclado.

Ahora está a punto de sentarse a disfrutar de una ensalada bien merecida de frutas "frescas" con papaya, fresas y uvas.

Pero la papaya es de México, las fresas son importadas de Ecuador y las uvas vienen de Chile. ¿Qué tan ecológicamente responsable es esto si sus alimentos han viajado una distancia mayor a la que usted lo ha hecho en un día particular? Y, ¿qué tan importante es su contenido nutricional real?

Del Campo a la Mesa
Se ha calculado que los alimentos que se consumen en este país viajan 1,300 millas en promedio de la granja a la mesa. Ese es un promedio anual. Pero una papaya u otro producto alimenticio que viaja en un camión del norte de México a Chicago recorre aproximadamente 1,700 millas, lo que cuesta cerca de $5,000. Ese mismo camión viaja aproximadamente 2,000 millas de México a Seattle con un costo de aproximadamente $6,000. Si esa papaya se dirige a Boston, habrá viajado 2,800 millas y costado más de $8,000. Esto es una inquietud económica y ambiental; a este ritmo, el combustible y los recursos agrícolas locales podrían agotarse para las futuras generaciones.

¿Así qué cuáles son sus opciones? Los nativos estadounidenses en el territorio sin litoral de Montana consumían 60 especies de plantas y frutos de los árboles. Los primeros peregrinos establecieron sus raíces subsistiendo de calabacines echados a perder y retoños de papas en los meses fríos. Sin transportación transcontinental, los pioneros del noroeste vivían de manzanas y algunos mariscos. Y en el medio oeste, las familias pobladoras consumían principalmente pan integral y papas en los largos inviernos.

Afortunadamente, hoy día nuestras opciones son más flexibles, existen alternativas locales. Por ejemplo, la lechuga fresca de invernadero que se cultiva en Maine solamente cuesta $450 de transporte a Boston. Aparte de ser menos costoso, también se protege al medio ambiente, puesto que los alimentos viajan distancias más cortas y usan menos combustibles fósiles. Además, se apoya a los granjeros locales al mantener productiva la tierra de cultivo y al permitir a los granjeros extenderse y proporcionar una variedad mayor de productos para el futuro.

Se puede obtener una guía anual para los productos alimenticios locales frescos en el Departamento de Agricultura de su estado o en la dependencia de Servicios Cooperativos de Extensión de su condado. Sin embargo, en la mayor parte del invierno y a principios de la primavera, los únicos productos locales frescos disponibles en las latitudes del norte recaen en las familias de la manzana, la pera, los tubérculos, el repollo, la cebolla o el calabacín. Si desea otro tipo de productos alimenticios frescos en esta época del año, una opción es enlatar y congelar los suyos propios cuando están en temporada. Pero esto representa un desembolso importante de efectivo para adquirir equipo de enlatado y congelado y un conocimiento integral de las técnicas de salubridad y almacenamiento.

Existe otra alternativa más sencilla. ¡El simple hecho de pasear su carrito de abarrotes por la sección de productos alimenticios congelados y enlatados de su mercado puede ayudar a salvar la tierra y a mejorar su nutrición! Las frutas y verduras enlatadas se transportan directamente de los campos y las huertas en los cuales se cultivan a un procesador cerca del campo. Después de que han sido congeladas y enlatadas, se conservan en el procesador hasta que se puede hacer un gran volumen de envío. Por otro lado, los productos alimenticios frescos perecederos necesitan llegar a su destino rápidamente y deben ser transportados en envíos más pequeños y grandes distancias, especialmente fuera de temporada. Como ya se mencionó, éste es un proceso poco económico.

Los productos alimenticios frescos se transportan lo suficientemente rápido para evitar que se echen a perder. Pero su contenido nutricional puede estar en peligro. Entre más tiempo estén las frutas y verduras en transición, más nutrientes se oxidarán en el aire. El tiempo promedio del campo al tazón de frutas o ensalada es aproximadamente de 10 a 14 días. En contraste, los productos alimenticios que se congelan o se enlatan tardan solamente un par de horas antes de que su frescura y sus nutrientes se encierren por la congelación o el enlatado.

Contenido Nutrimental Afectado por la Transportación y el Procesamiento
Las diferencias en el contenido nutricional de los alimentos frescos en comparación con los alimentos congelados y enlatados son importantes. La Dra. Barbara Klein, profesora de alimentos y nutrición en the University of Illinois, encontró que los ejotes congelados retienen 77% de su contenido de vitamina C . Por otro lado, los ejotes "frescos" que se almacenan en un camión, esperan en un andén de carga en el supermercado y después se pudren en su refrigerador, retienen solamente 36% de su contenido de vitamina C.

La Dra. Klein encontró un escenario similar con una lata de calabaza. La mitad de una taza de calabaza enlatada tiene aproximadamente 300% del consumo dietético recomendado (CDR) para el antioxidante betacaroteno , precursor de la vitamina A . La misma cantidad de calabaza fresca cocida contiene menos de 20% del CDR para betacaroteno. Parte de la razón para la diferencia drástica se debe a que la calabaza enlatada contiene menos agua que la fresca; la versión enlatada es una fuente más concentrada de betacaroteno. Aún, la potencia de los nutrientes en éste y otras verduras enlatadas son sustancialmente más altas que las "frescas" que viajan cientos de millas, perdiendo nutrientes en el camino.

¿Alguna vez se ha dado cuenta de que a pesar del hecho de que las fresas congeladas o la calabaza enlatada puede tener meses, retienen sus colores fuertes cuando decide consumirlos? La razón, explica la Dra. Klein, es que los procesadores de alimentos con frecuencia escogen los productos con colores más brillantes y vivos desde el campo. Estas frutas y verduras no solamente son más agradables para los consumidores, sino también contienen la mayor concentración de nutrientes. Estos tonos más profundos significan un contenido nutricional más rico.

El valor nutricional de algunos alimentos se mejora con el enlatado. El licopeno , un antioxidante que se encuentra en los tomates, en realidad se mejora debido al proceso de enlatado. Este compuesto, junto con otros antioxidantes, puede ayudar a proteger las células de los efectos dañinos de la toxinas ambientales e ingeridas que conducen a las enfermedades cardíacas y al cáncer . También pueden prevenir los efectos del proceso de envejecimiento. El licopeno se encuentra de manera natural en los tomates, pero el cuerpo lo absorbe de mejor manera en productos enlatados de tomate tales como puré de tomate, salsa de tomate y tomates picados.

Las Desventajas de los Productos Congelados y Enlatados
Una de las desventajas principales del uso de las verduras congeladas y enlatadas es que pueden contener sodio y grasa extra de manera inadvertida. Aquellas personas que necesitan vigilar su consumo de sal deben buscar variedades de verduras enlatadas bajas en sodio. La mayoría de las combinaciones de salsas y verduras son altas en grasa; usted puede crear sus propias salsas bajas en grasa con miel, vinagres sazonados, hierbas y especias, o quesos bajos en grasa. Aunque la mayoría de las verduras congeladas están empacadas "al natural," usted debe verificar la etiqueta para asegurarse de ello.

El Resultado Final
El verano es una época excelente para frecuentar los mercados de los granjeros locales para adquirir productos frescos sin transportar. Y en el invierno puede consentirse con una papaya rebanada para tomar un poco de sol extra. Sólo piense en las opciones enlatadas, congeladas y producidas localmente antes de que lo haga, y no consuma del productos importados cada día de la semana este invierno. No sólo se trata de salvar los recursos naturales, también se trata de su salud y nutrición, así como de su bolsillo.




RESOURCES:
Fruits and Veggies: More Matters

Referencias:
Duyff RL. The American Dietetic Association's Complete Food & Nutrition Guide. 3rd ed. Hoboken, NJ: John Wiley & Sons, Inc; 2006.

Fruits and vegetables, fresh, frozen, and canned. Disponible en: http://www.extension.org/pages/Fruits_and_Vegetables,_Fresh,_Frozen,_and_Canned . Accedido el 4 de mayo de 2009.

Last Reviewed abril 2011



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.