Zambúllase: !Intente Nadar¡
English Version


Como dice el viejo refrán, sólo dos cosas en la vida son ciertas: la muerte y los impuestos. Sin embargo, probablemente cualquier persona mayor de 40 años de edad está de acuerdo en que existe al menos una con mayor seguridad: entre más envejezca, mayor será su probabilidad de sufrir lesiones relacionadas con el ejercicio y más difícil será recuperarse de ellas.

Actualmente, cuando se trata de la muerte y los impuestos, lo mejor que puede esperar es un aplazamiento. Por otro lado, las lesiones relacionadas con el ejercicio se pueden evitar, incluso si continúa haciendo ejercicio. ¿Cómo? Al cambiarse a formas de ejercicio de menor impacto ¡como la natación!

Natación: Un Antiguo Deporte que Está Ganando Nueva Popularidad
Un número cada vez más grande de participantes de formas de ejercicio de alto impacto tales como corredores, jugadores de basketball, football y baseball, se están cambiando a la natación para evitar las lesiones que generalmente acompañan estos deportes.

¿Por qué? Existen tres motivos. Primero, en el agua, el peso de su cuerpo está completamente sostenido, por lo tanto previene la mayoría de las lesiones comunes relacionadas con el ejercicio terrestre. Segundo, debido a que la posibilidad de sufrir una lesión disminuye enormemente, la natación facilita mucho más la búsqueda de un ejercicio más riguroso. Y finalmente, debido a que la natación utiliza (y por consiguiente acondiciona) simultáneamente más los músculos de su cuerpo que casi cualquier otra forma de ejercicio, la natación da como resultado un mejor ejercicio global.

Beneficios
Los beneficios de la natación no se limitan sólo a las personas que desean evitar las lesiones comunes a otras formas de ejercicio. También aquellas que se recuperan de las lesiones relacionados o no con el ejercicio pueden beneficiarse. ¿Por qué? Debido a que la naturaleza de bajo estrés y libre de impacto de la natación (y otros ejercicios acuáticos), con frecuencia es el mejor método de ejercicio (y algunas veces el único) que puede fortalecer las articulaciones o miembros lesionados sin agravar la lesión original.

Y no terminan ahí los beneficios de la natación. De nuevo, debido a su naturaleza libre de impacto, con frecuencia la natación es una forma excelente de ejercicio para aquellos que sufren de dolor crónico debido a la artritis o lesiones relacionadas con la espalda. Y debido a que generalmente se practica en un escenario tibio y húmedo, con frecuencia la natación es una excelente forma de ejercicio para aquellos que sufren de asma .

Sin embargo, cabe mencionar dos notas cautelares. Cualquier persona que comience cualquier programa relacionado con el ejercicio primero debe consultar y conseguir la aprobación de su doctor, cualquier persona que sufre de una lesión específica o crónica o padecimiento no sólo debe hablar con su doctor primero, también su doctor debe mantenerla en observación durante todo el programa de ejercicio. Y aquellos que sufren de asma deben revisarse y supervisar los niveles de cloro con base en aire si nadan en albercas techadas, puesto que se ha reportado que los niveles de cloro especialmente altos pueden irritar los padecimientos respiratorios.

A Dónde Ir
Por su puesto, la natación como ejercicio sí requiere un par de cosas: la capacidad para nadar y un espacio relativamente grande con agua (generalmente una piscina) en dónde nadar. Afortunadamente, ninguno de estos requerimientos es extremadamente difícil de reunir. La mayoría de las personas aprenden a nadar desde que son niños. Pero incluso si usted no sabe, la mayoría de los YMCA, YWCA y/o departamentos de Cruz Roja locales ofrecen clases de natación para adultos con una cuota relativamente barata.

En efecto, incluso si aprendimos a nadar desde niños, tomar unas cuantas clases de natación de actualización no es mala idea. Generalmente, la mejora de la mecánica de natación, un conocimiento y dominio de una variedad de brazadas de natación mejorarán tanto su diversión como los beneficios de cualquier programa de ejercicio basado en la natación.

En cuanto a encontrar un lugar para nadar, tampoco es terriblemente difícil. Muchos clubes de salud tienen (o están afiliados con un club que tiene) una piscina. Pero, si ese no es el caso donde usted vive (o esta opción es demasiado costosa), generalmente en la mayoría de las YMCA y/o YWCA de la comunidad tienen a su disposición una alberca con una cuota simbólica y razonable.

Su plan de seguro médico podría cubrir el deducible de unirse a un club de natación. Si usted es militar activo o retirado, probablemente tiene privilegios en la alberca de la base. Y muchas comunidades ofrecen a sus residentes el uso de las albercas de las preparatorias, secundarias y/o albercas municipales sin ningún costo o cuota simbólica. Para encontrar una lista más específica de lugares donde puede nadar como ejercicio cerca donde vive, puede revisar la Guía de Nadadores y los sitios de internet de la United States Masters Swimming Association .

Como lo notó, si usted es un principiante (o sufre de una lesión o padecimiento crónico), primero consulte a su doctor al respecto. Después, ¡zambúllase en su programa de ejercicio basado en la natación!




RESOURCES:
Centers for Disease Control and Prevention

United States Masters Swimming

Last Reviewed May 2010



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.