Equinácea: Un Elemento de la Naturaleza que Combate el Resfriado
English Version


Muchas personas que se han interesado en las hierbas y remedios naturales comenzaron con una introducción a la equinácea, un remedio de hierbas comúnmente utilizado para el tratamiento de los resfriados. ¿Realmente funciona?

¿Qué Es?
La equinácea es una planta perenne que crece de uno a dos pies de altura y tiene la apariencia similar a la rudbeckia. Crece de manera comercial y en la vida silvestre, su flor, tallo y raíz se venden en forma de pastillas, líquidos o en presentación en polvo. Y está ganando popularidad: sólo en los Estados Unidos, se estima que genera más de $300 millones de ventas al año.

Historia
Originalmente, muchos estadounidenses nativos de la región central utilizaban la equinácea para una variedad de propósitos medicinales (incluyendo el tratamiento de infecciones y mordidas de serpientes venenosas). A principios de la década de 1880, la equinácea se volvió la favorita entre los practicantes médicos estadounidenses. A pesar del hecho de que en 1910 the American Medical Association no consideró como valiosa a la equinácea, siguió siendo popular en los Estados Unidos hasta que se descubrieron la penicilina y otros medicamentos que combaten la infección.

En la década de 1930, un doctor alemán, Gerhard Madaus, comenzó a investigar las propiedades medicinales de la equinácea. Descubrió que contenía ciertas moléculas complejas de azúcar, conocidas como polisacáridos , los cuales él creía que podrían estimular el sistema inmunológico. También el Dr. Madaus desarrolló una presentación en jugo de la equinácea (derivada de la flor de la planta) que se volvió (y sigue siendo) popular.

¿Qué Hace?
El principal uso documentado de la equinácea involucra el tratamiento de los resfriados y la gripe, sin embargo actualmente estudios indican que no previene o acorta la duración de los resfriados. Evidencia considerable (pero totalmente coherente) sugiere que la equinácea disminuye la gravedad de los síntomas que duran mientras padece resfriado o gripe. Al parecer la equinácea no ayuda a prevenir los resfriados. También se cree que la equinácea estimula el sistema inmunológico del cuerpo para ayudar a combatir infecciones.

Cómo Funciona
Realmente no se sabe cómo funciona la equinácea. Se cree que la hierba activa temporalmente el sistema inmunológico. Sin embargo, esto es muy difícil de determinar en el estado actual de conocimiento científico. Cierta evidencia insinúa que la equinácea actúa realizando lo siguiente:
  • Estimula la fagocitosis , el proceso por el cual los glóbulos blancos y los linfocitos consumen (y destruyen) organismos extraños en el cuerpo.
  • Incrementa el índice en el cual el sistema inmunológico expulsa organismos extraños del cuerpo.
  • Aumenta el número de células que trabajan como parte del sistema inmunológico.
  • Aumenta la producción de interferón , un componente importante del sistema inmunológico del cuerpo.

Uso y Dosis
La equinácea se toma al primer síntoma de resfriado o gripe durante unas dos semanas. Las mejores formulaciones probadas son los extractos hechos de las partes que están sobre la tierra de la especie de equinácea purpúrea. La raíz de la equinácea purpúrea podría no ser efectiva. Siga las instrucciones de la etiqueta para obtener la dosis. No se ha establecido sólidamente la efectividad de otras de las especies de equinácea incluyendo E. pálida y E. angustifolia.

Efectos Secundarios
Se han notado efectos secundarios limitados, pero incluyen reacciones alérgicas tales como sarpullidos y aumento del asma. Las personas alérgicas a las familias de las plantas tales como la margarita o girasol deben usar la equinácea con precaución.

Cuándo Se Debe Evitar la Equinácea
La equinácea no ha mostrado efectos secundarios considerables en estudios. Sin embargo, si de hecho la equinácea estimula el sistema inmunológico teóricamente podría causar daño en ciertas condiciones. Éstas incluyen las siguientes:
  • Tuberculosis
  • Personas que toman medicamentos inmunosupresores para cualquier propósito
  • Esclerosis múltiple
  • Colitis ulcerativa
  • Enfermedad de Crohn
  • Artritis reumatoide
  • Lupus
  • Asma
  • Cualquier enfermedad autoinmunológica que no se haya mencionado anteriormente

Finalmente, también se ha sugerido que las mujeres deben evitar tomar equinácea mientras estén embarazadas.

Regulación de la Equinácea
Puesto que la equinácea es un compuesto que crece de manera natural, the Dietary Supplement Health and Education Act (DSHEA) la tiene cubierta y the Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos no la tiene en regulación. La DSHEA obliga que la etiqueta de un suplemento dietético debe contener la suficiente información sobre la composición del producto de modo que los consumidores puedan tomar decisiones informadas. (La información debe presentarse en el formato que especifica la FDA)

También el productor es responsable de asegurarse de que todos los ingredientes dietéticos en los suplementos sean seguros. Los productores y distribuidores no necesitan registrarse con la FDA u obtener la aprobación de la misma antes de producir o vender suplementos dietéticos, ni necesita la corroboración de la FDA en cuanto a su uso o efectividad.




Fuentes Adicionales:
National Center for Complementary and Alternative Medicine

Longwood Herbal Task Force

Natural Medicines Comprehensive Database


FUENTES DE INFORMACIÓN CANADIENSES:
Public Health Agency of Canada


Referencias
Office of Dietary Supplements, National Institutes of Health. Disponible en: http://dietary-supplements.info.nih.gov/ .

Last Reviewed septiembre 2011



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.