En sus propias palabras: Viviendo con melanoma
English Version


El melanoma se descubrió en la espalda de Dan* durante el proceso de exploración física que se programó para un reemplazo de cadera. Dado que era sólo dos semanas más tarde, los médicos se apresuraron por extirpar rápida y agresivamente el melanoma. Dan, un mecánico de 52 años de edad se sentía afortunado de que el melanoma no se hubiera propagado y pudieran extirpar el tejido canceroso. Disfruta su vida en el norte de Michigan con su esposa, sus dos hijos y un nieto.

¿Cuál fue la primera señal de que algo andaba mal? ¿Cuáles fueron sus síntomas?

En realidad no tuve síntomas. Mi esposa es quien lo notó en mi espalda, a la mitad de mi hombro el verano pasado. En esa época, era liso, más claro que un lunar pero tenía bordes irregulares. Mi esposa quiso que me lo revisara pero nunca lo hice. Cuando estuve en la exploración física previa a mi cirugía de cadera, el doctor lo notó y vio que era irregular. Me canalizó con un dermatólogo.

¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?

El dermatólogo sintió inmediatamente que era un melanoma pero no sabía su extensión. Hizo una pequeña biopsia en él pero no pensaba que se hubiera propagado en absoluto. Cuando volvieron las pruebas y revelaron que se trataba definitivamente de un melanoma, quiso extirpar un área más grande. Inicialmente, el médico explicó que si los resultados eran positivos tendrían que extirpar más. Me canalizó con un cirujano.

¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo al diagnóstico?

Mi reacción inicial fue apresurarme a que tomaran cuidado del melanoma porque no quería que interfiriera con la cirugía de cadera. Sólo me aliviaba saber que podían extirparlo todo. Cuando fui por segunda vez no vendría con indicaciones de que lo habían sacado y que no se había propagado.

¿Cómo se trata el melanoma?

Cuando el dermatólogo lo miró, estuvo de acuerdo con mi médico de que se trataba de un melanoma. Ese mismo día, cortó un área de aproximadamente un cuarto y de cerca de 1/4 de pulgada de profundidad. Hicieron una biopsia del tejido y resultó positivo. Así que el dermatólogo me canalizó con un cirujano y regresé una semana después para retirar más tejido de esa área. Esta vez, la incisión fue de 6 pulgadas de largo y ½ pulgada de profundidad. En ese momento, sintió que lo había sacado todo. No sentía dolor, sólo sentí un tirón. Tenía que regresar a una visita de seguimiento en seis meses.

¿Tuvo que hacer algún cambio alimenticio o de estilo de vida por tener melanoma?

Los únicos cambios que debo tener en mente son los cambios que ocurran con los lunares y asegurarme de mantener las visitas de seguimiento con el dermatólogo.

¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?

Fue un momento algo estresante porque estaba tratando de terminar las cosas en el trabajo y en la casa para prepararme para mi reemplazo de cadera. Investigar acerca del melanoma y tener que hacer más visitas al médico se agregó al stress. Creo que nos unimos como familia.

¿Tener melanoma impactó en su familia?

En realidad no lo creo, a parte de pedirle a mi esposa que me ayude a estar pendiente de los cambios en los lunares de mi cuerpo.

¿Qué le puede aconsejar a alguien que vive con melanoma?

Recibir ayuda lo más pronto posible. Si no se detecta a tiempo, se puede propagar a los nódulos linfáticos y puede ser mucho más grave. Además, limite su exposición al sol.

*No es su nombre real

Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.







Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.