Tratamientos para la presión arterial elevada: algo más que solo tomar una píldora
English Version


A diferencia de muchas otras enfermedades crónicas, la hipertensión (presión arterial elevada) es potencialmente curable en algunos pacientes. Pero la cura requiere un compromiso con un cambio sustancial en el estilo de vida. No obstante, si los niveles de presión arterial no bajan hasta valores normales con estas modificaciones, las personas con hipertensión deben estar medicadas de por vida. Las personas con una fuerte predisposición genética a sufrir de presión arterial elevada o aquellos con causas secundarias para la hipertensión (como nefropatía) generalmente no responden a las intervenciones en el estilo de vida y es posible que también necesiten medicamentos.

Cambios en el estilo de vida
Existe considerable evidencia científica de que adoptar las siguientes modificaciones en el estilo de vida puede ayudarle a evitar, reducir o incluso eliminar la necesidad de usar medicamentos para tratar la hipertensión.

Alcance y mantenga un peso saludable
Si realiza solo una modificación en su estilo de vida, esta debe ser perder peso si tiene exceso de peso. La obesidad no solo es un factor contribuyente importante para la hipertensión, sino que además se asocia con otros riesgos cardiovasculares como colesterol alto y diabetes. La mejor forma de perder peso es combinar un programa de ejercicio moderado con una dieta saludable.

Un entrenador personal y un nutricionista matriculado pueden ayudarlo a empezar.

Limite el consumo de sal
No todos responden a la sal de la misma manera, pero la presión arterial de algunas personas se ve afectada por la cantidad de sal que ellas consumen. Como no hay una forma sencilla de determinar quién es sensible a la sal y quién no, el mejor consejo es mantener un consumo de sal moderado. Algunos nutricionistas aconsejan mantener el consumo de sodio por debajo de 1.500 mg/día. Esto puede ser difícil en una era de alimentos procesados, que suelen estar preparados con mucha sal. Revise la etiqueta con la información nutricional de los alimentos que usted compre para verificar cuánta cantidad de sodio contienen.

La mejor manera de limitar el sodio es consumir una dieta rica en frutas, verduras y alimentos recién preparados, que son naturalmente bajos en sodio.

Consuma mucha fruta, verdura y productos lácteos sin grasa
Puede hablar con el nutricionista sobre la dieta DASH, que es rica en frutas, verduras y productos lácteos sin grasa, y baja en grasas saturadas, grasa total y colesterol. Esta dieta fue diseñada para ayudar a las personas a reducir la presión arterial.

Haga ejercicio regularmente
Incluso independientemente de sus efectos favorables en el peso, el ejercicio aeróbico periódico puede reducir la presión arterial. Puede obtener el máximo beneficio participando en una actividad como una caminata rápida durante 30 minutos todos los días. Recuerde, una vez que detiene el ejercicio, también detiene sus beneficios.

Modere el consumo de alcohol
Aunque el consumo de alcohol moderado podría ser, en equilibrio, benéfico para su salud, el consumo excesivo de alcohol se asocia claramente con el aumento de la presión arterial. Los hombres deben limitar su consumo de alcohol a dos bebidas al día. Para las mujeres, el límite es una bebida.

Deje de fumar
Fumar es perjudicial para la salud de muchas maneras. Aumenta el riesgo de sufrir cardiopatías, entre otras cosas. Dejar de fumar no reduce directamente la presión arterial, pero es muy importante en pacientes con presión arterial elevada reducir su riesgo general de muerte.

Otras Intervenciones
Existen muchos remedios naturales que se estudiaron como tratamientos posibles para la hipertensión. Algunos ejemplos que ofrecen beneficios son:

Si le interesa ingerir hierbas o suplementos, asegúrese de hablar con su médico en primer lugar, porque estas sustancias pueden interactuar con otros medicamentos que toma o empeorar alguna condición que padezca.

Trabaje con su médico para elaborar un plan para reducir su presión arterial. Su médico también puede derivarlo a un nutricionista y otros profesionales de la salud que podrán ayudarlo a comenzar.




References:
DynaMed Editorial Team. Hypertension. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed/what.php. Updated December 10, 2010. Accessed December 17, 2010.

DynaMed Editorial Team. Hypertension alternative treatments. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed/what.php. Updated December 6, 2010. Accessed December 17, 2010.

Kassel K. The DASH diet. EBSCO Health Library website. Available at: http://www.ebscohost.com/thisTopic.php?marketID=15topicID=81. Updated June 3, 2010. Accessed December 17, 2010.

Kassel K. Decreasing salt intake. EBSCO Health Library website. Available at: http://www.ebscohost.com/thisTopic.php?marketID=15topicID=81. Updated June 1, 2009. Accessed December 17, 2010.

Your Guide to Lowering High Blood Pressure. National Heart, Lung, and Blood Institute website. Available at http://www.nhlbi.nih.gov/hbp/index.html

Last Reviewed December 2010



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.