Cambios en el Estilo de Vida para Controlar Enfermedad Renal Crónica
English Version

Algunos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a desacelerar el avance de la enfermedad renal crónica. Estos cambios también pueden prevenir complicaciones de la enfermedad. Dependiendo de la etapa de su enfermedad y de otras condiciones médicas que tenga, su médico podría pedirle que:

Mantenga una Presión Arterial Normal
La hipertensión (presión arterial elevada) es una causa común de enfermedad renal crónica. Consulte a su médico para averiguar si usted tiene presión arterial elevada. Si la tiene, tome los medicamento para la presión arterial que prescriba su médico.

Pierda el Exceso de Peso
Tener sobrepeso u obesidad puede conllevar a presión arterial elevada y diabetes . Si usted tiene sobrepeso, hable con su médico o con un dietista acerca de cómo bajar de peso.

Controle los Niveles de Glucosa Sanguínea Si Usted Tiene Diabetes
Los niveles elevados de glucosa sanguínea (azúcar sanguínea) empeoran la enfermedad renal crónica. Exámenes simples le pueden decir si usted tiene diabetes. Si la tiene, tome los medicamentos para diabetes que prescriba su médico.

Deje de Fumar
Fumar empeora su enfermedad renal crónica. Pida ayuda a su médico para dejar de fumar .

Cambie Su Dieta
La sal de mesa y las proteínas alimenticias hacen que la enfermedad renal crónica avance más rápido. El fósforo, un mineral encontrado en algunos alimentos, se acumula en la sangre cuando los riñones no están funcionando adecuadamente. El fósforo puede hacer que sus huesos pierdan calcio y se debiliten. La enfermedad renal crónica también puede incrementar la cantidad de lípidos (grasas y colesterol) en su sangre. Los lípidos elevados pueden conllevar a ataques cardiacos y apoplejía.

Su médico podría recomendar reducir la sal, proteínas, alimentos altos en fósforo (productos lácteos, guisantes, refresco de cola, nueces), y alimentos altos en grasa. Un dietista le puede ayudar a elegir alimentos saludables para su condición. Si usted pierde el apetito a causa de enfermedad renal crónica, un dietista le puede ayudar a elegir alimentos más sabrosos.

Proteja Su Corazón
Una complicación común de la insuficiencia renal crónica es la enfermedad cardiaca coronaria , la cual puede conllevar a ataques cardiacos. Los cambios en el estilo de vida ya mencionados le ayudarán a reducir su riesgo de un ataque cardiaco. Hacer ejercicio regularmente también le ayudará a proteger su corazón.




Referencias:
American Academy of Family Physicians. Chronic kidney disease: patient information handout. Disponible en: http://www.aafp.org/afp/20041115/1929ph.html . Accedido julio 30, 2005.

Are you at risk for chronic kidney disease? National Kidney Foundation website. Disponible en: http://www.kidney.org/atoz/atozItem.cfm?id=134 . Accedido julio 30, 2005.

Luke RG. Chronic renal failure. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Textbook Of Medicine. 22nd ed. Philadelphia, PA: Saunders; 2004.

National Kidney Foundation. Kidney Disease Outcomes Quality Initiative (K/DOQI) clinical practice guidelines for bone metabolism and disease in chronic kidney disease. Am J Kidney Dis. 2003; 42:S1-201.

National Kidney Foundation. Kidney Disease Outcomes Quality Initiative (K/DOQI) clinical practice guidelines for chronic kidney disease: evaluation, classification, and stratification. Am J Kidney Dis. 2002;39:S1-266.

National Kidney Foundation. Kidney Disease Outcomes Quality Initiative (K/DOQI) clinical practice guidelines on hypertension and antihypertensive agents in chronic kidney disease. Am J Kidney Dis. 2004; 43:S1-S29.

Snyder S, Pendergraph B. Detection and evaluation of chronic kidney disease. Am Fam Physicians. 2005;72:723-732.

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.