Ataques Febriles
English Version

Definición
Un ataque febril es una convulsión (sacudida, contracción, tensión muscular) o desvanecimiento asociado con la fiebre. Se da en bebés y niños pequeños. Esta convulsión no está asociada con ninguna otra enfermedad o condición médica, excepto la fiebre.

Existen dos tipos de ataques febriles:

  • Ataques febriles simples:
    • Las convulsiones duran desde unos segundos hasta 15 minutos.
    • Las convulsiones son sucedidas por un período de confusión y somnolencia que va desapareciendo lentamente.
  • Ataques febriles complejos:
    • Duran más de 15 minutos.
    • Se producen más de una vez en 24 horas.
    • Las convulsiones afectan solo parte del cuerpo.
Los ataques febriles infunden temor. Afortunadamente, los niños tienden a superarlos. Existe un bajo riesgo de trastornos físicos o mentales a largo plazo.

Causas
Se cree que la temperatura corporal elevada debido a la fiebre desencadena la convulsión. La fiebre, en la mayoría de los casos, es causada por infecciones víricas comunes. Algunos ataques febriles pueden deberse a la fiebre que aparece tras la aplicación de una vacuna de rigor.

Factores de riesgo
La edad es el factor de riesgo más grande. Los ataques febriles se presentan entre los tres meses y los cinco años de edad. La mayoría de ellos se presentan en niños entre los seis meses y los tres años de edad. Por lo general, cuanto más temprano se presenta el primer ataque febril, más probabilidades hay de que el niño vuelva a sufrir otro.

Existen algunas evidencias de que los ataques febriles pueden venir de familia.

Síntomas
Habitualmente, la convlusión dura desde unos cuantos segundos hasta unos cuantos minutos. Las señales de un ataque febril pueden incluir:

  • Fiebre, por lo general mayor a 102° F (38,9 ºC)
  • Convulsión: sacudida o rigidez muscular
  • Movimientos oculares anormales
  • Sonidos toscos de respiración durante la convulsión
  • Pérdida del conocimiento
  • Pérdida de control de la vejiga o intestinos
  • Vómitos
  • Breve período de somnolencia o confusión después de un ataque
Si sospecha que su hijo está teniendo un ataque febril, no se asuste y siga estos pasos:

  • A menos que el médico le haya indicado lo contrario, llame al servicio de urgencias.
  • Proteja a su hijo de lesiones físicas. Coloque a su hijo sobre la cama o el piso lejos de cualquier objeto duro o puntiagudo.
  • Proteja las vías respiratorias del niño. No coloque nada dentro de la boca durante la convulsión. Voltee la cabeza o el cuerpo del niño de lado. Esto permite que los vómitos o la saliva drenen de la boca.
  • Controle el tiempo. La duración de la convulsión no debe superar los cinco minutos.
Diagnóstico
Los ataques febriles se diagnostican sobre la base de la información relacionada con la convulsión y la salud de su hijo.

Es posible que se analicen los líquidos corporales del niño. Esto puede realizarse por medio de:

Es posible que se tomen imágenes de la cabeza del niño. Esto puede realizarse por medio de:

Es posible que se analicen las funciones cerebrales de su hijo. Esto puede realizarse por medio de un electroencefalograma (EEG).

IRM por sus siglas en inglés

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Tratamiento
Los niños finalmente superan los ataques febriles. El objetivo del tratamiento es manejar la fiebre que puede ocasionar convulsiones. Esto puede lograrse mediante el tratamiento de la infección subyacente. Los tratamientos pueden incluir medicamentos.

Medicamentos
Para abordar la causa subyacente de la fiebre, el médico de su hijo puede aconsejarle:

  • Antibióticos
  • Medicamentos antivíricos
  • Paracetamol o ibuprofeno para bajar la fiebre
Nota: la aspirina no está recomendada para niños o adolescentes que tengan una infección vírica en curso o la hayan tenido recientemente. Esto se debe al riesgo de síndrome de Reye . Consulte al médico para saber qué medicamentos son seguros para su hijo.

Su médico puede indicar el uso de gel rectal Valium. Este gel puede interrumpir las convulsiones. Puede ser recomendado si el niño tiene convulsiones frecuentes y estas duran más de 4 a 5 minutos.

Prevención
La fiebre puede aparecer sorpresivamente. La convulsión puede ser la primera señal. Por lo tanto, no se conoce la manera de prevenir los ataques febriles.




RESOURCES:

Healthy Children—American Academy of Pediatrics

CANADIAN RESOURCES:
Canadian Paediatric Society—Caring for Kids


References:
Febrile seizure. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed. Updated February 7, 2014. Accessed September 25, 2014.

Febrile seizures: what every parent should know. Family Doctor—American Academy of Family Physicians website. Available at: http://familydoctor.org/familydoctor/en/diseases-conditions/febrile-seizures.html. Updated March 2014. Accessed July 20, 2012.

National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS) febrile seizures information page. National Institute of Neurological Disorders and Stroke website. Available at: http://www.ninds.nih.gov/disorders/febrile_seizures/febrile_seizures.htm. Updated April 16, 2014. Accessed September 25, 2014.

Strengell T, Uhari M, Tarkka R, et al. Antipyretic agents preventing recurrences of febrile seizures: randomized controlled trial. Arch Pediatr Adolesc Med. 2009 Sep;163(9):799-804.

Last Reviewed August 2014



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.