Septicemia neonatal
English Version

Definición
La septicemia neonatal es una infección bacteriana en la sangre. Se halla en bebés durante el primer mes de vida. Esta afección puede ser grave. Si usted sospecha que su bebé tiene esta afección, póngase inmediatamente en contacto con el médico.

Propagación de la infección

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas
La causa se relaciona con la exposición del bebé a bacterias. La septicemia de aparición temprana que se desarrolla dentro de la primera semana se adquiere de la madre (mediante la placenta o del pasaje a través de la vía del parto). La septicemia de aparición tardía que se desarrolla después de una semana proviene del entorno donde se cuida al bebé. Los antibióticos administrados durante el parto fueron eficaces para prevenir la aparición temprana de la septicemia bacteriana.

Algunos factores relacionados con el embarazo o su salud también se añaden a la probabilidad de que su hijo pueda tener esta afección:
  • Complicaciones del parto que generan como resultado un parto traumático o prematuro
  • Rompió la fuente más de 18 horas antes de dar a luz
  • Fiebre u otra infección durante el trabajo de parto
  • Uso de una sonda durante un período prolongado durante el embarazo

Factores de riesgo
Los siguientes factores incrementan las probabilidades de que su hijo contraiga septicemia neonatal:
  • El bebé nace más de tres semanas antes de la fecha esperada de parto (prematuro)
  • Usted entra en trabajo de parto más de tres semanas antes de la fecha esperada de parto
  • El bebé siente dolor antes de nacer
  • El bebé tiene muy bajo peso al nacer
  • El bebé evacua antes de nacer y las heces del feto están presentes en el útero
  • El líquido amniótico que rodea al bebé tiene mal olor o el bebé tiene mal olor justo después de nacer

Los bebés de sexo masculino tienen mayor riesgo de manifestar septicemia neonatal que los de sexo femenino.

Síntomas
En la mayoría de los casos, los síntomas se presentan dentro de las 24 horas después de nacer. Casi siempre, se presentarán dentro de las 48 horas de haber nacido. Si su bebé experimenta cualquiera de estos síntomas, no considere que se deba a una septicemia neonatal. Estos síntomas pueden ser causados por otras condiciones de salud menos graves. Sin embargo, si el bebé experimenta alguno de ellos, consulte con el médico.
  • Fiebre o cambios frecuentes de temperatura
  • Alimentación deficiente de leche materna o del biberón
  • Disminución o ausencia de la necesidad de orinar
  • Distensión del abdomen
  • Vómitos de sustancias amarillentas
  • Diarrea
  • Enrojecimiento extremo alrededor del ombligo
  • Erupción cutánea
  • Niveles altos o bajos de azúcar en sangre sin motivos aparentes
  • Dificultad para despertar al bebé o somnolencia poco común
  • Ictericia o piel excesivamente pálida
  • Latidos cardíacos anormalmente lentos o rápidos
  • Respiración rápida, dificultad para respirar o períodos sin respiración (apnea)
  • Moretones o sangrado
  • Convulsiones
  • Piel fría y húmeda

Diagnóstico
El médico le preguntará acerca de los síntomas y antecedentes clínicos del bebé y le realizará un examen físico.

Las pruebas pueden incluir:
  • Conteo sanguíneo completo
  • Cultivos de:
    • Sangre
    • Ori
    • Líquido cefalorraquídeo
    • Lesiones cutáneas
  • Radiografías de tórax o del abdomen

Tratamiento
Hable con el médico sobre el mejor plan de tratamiento para el bebé. El tratamiento depende de la gravedad de la afección. Puede durar entre 2 y 21 días. En general, los recién nacidos que se sospecha que tienen septicemia son hospitalizados por un mínimo de dos días para esperar los resultados de los cultivos.

Un bebé que aparentemente está bien puede controlarse sin antibióticos. El bebé se puede llevar al hogar cuando los cultivos son negativos. La septicemia probada por cultivo se trata durante 7 a 21 días, según la ubicación de la infección.

Las opciones de tratamiento incluyen:

Antibióticos
Es posible que se deba administrar antibióticos por vía intravenosa (i.v.).

Líquidos por vía intravenosa
Es posible que el bebé necesite recibir líquidos, glucosa y electrólitos por vía intravenosa (i.v.).

Oxígeno
Es posible que el bebé necesite recibir oxígeno o asistencia con la ventilación (respiración).

Prevención
Para ayudar a reducir las probabilidades de que su hijo tenga septicemia neonatal, el médico puede tomar las siguientes medidas:
  • Si en el pasado dio a luz a un bebé con septicemia neonatal, el médico puede administrarle antibióticos cerca de la fecha esperada de parto. Esto puede ayudar a eliminar bacterias peligrosas en la vía del parto antes de que el bebé quede expuesto.
  • El médico la puede examinar para determinar la existencia de bacterias antes de la fecha esperada de parto y darle antibióticos para deshacerse de ellas si es necesario.
  • El amamantamiento también puede ayudar a prevenir la septicemia en algunos bebés.




RESOURCES:
Auckland (New Zealand) District Health Board

Minnesota Department of Health

CANADIAN RESOURCES:


References:
Behrman RE, Kliegman RM, and Jenson HB. Nelson Textbook of Pediatrics . 17th ed. Philadelphia, PA: Saunders; 2004.

Herbst A, Källén K. Time between membrane rupture and delivery and septicemia in term neonates. Obstet Gynecol . 2007 Sep;110(3):612-8.

Neonatal sepsis. EBSCO DynaMed website. Available at: http://dynaweb.ebscohost.com . Accessed June 8, 2008

Kleigman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF. Nelson Textbook of Pediatrics . 18th ed. Philadelphia, PA: Saunders; 2004.

Neonatal infections. The Merck Manual of Diagnosis and Therapy website. Available at:
http://www.merck.com/mrkshared/mmanual/section19/chapter260/260m.jsp . Accessed September 18, 2005.

Neonatal sepsis. Parental Advisory Council: Leadership, Advocacy, and Consultation website. Available at: http://www.paclac.org/Manuals_Guidelines/manuals_guidelines.htm . Accessed September 18, 2005.

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.