Queratosis Seborreica
English Version

Definición
La queratosis seborreica es un tipo de crecimiento benigno (no canceroso) y abultado en la piel. Seborreica significa grasosa (con frecuencia, el crecimiento no es grasoso). Queratosis significa engrosamiento de la piel. Los crecimientos se desarrollan desde la capa superior de la piel. Estos crecimientos pueden verse como verrugas. Sin embargo, no se extienden profundamente en la piel ni contienen los virus que causan las verrugas.

La queratosis seborreica no es contagiosa, no se disemina y no se convierte en tumores cancerígenos. No representa una amenaza para la salud. Sin embargo, puede causar irritación o tener un aspecto estético desagradable.

Sección de la piel con queratosis seborreica

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas
Se desconoce la causa directa de la queratosis seborreica.

Factores de riesgo
Los factores de riesgo incluyen:

  • Edad: más de 40 años
  • Parientes cercanos que padecen la condición
Síntomas
Queratosis seborreica:

  • Puede estar localizada en cualquier parte del cuerpo, pero usualmente aparece en el pecho, torso, rostro, hombros o en la espalda.
  • Típicamente son amarillas, canela, cafés o negras.
  • Es abultada
  • Puede tener un textura dura o como de verruga
  • Puede tener una apariencia pastosa, como si tuviera suciedad o arcilla atorada en la piel
  • Usualmente tiene una forma redonda u ovalada.
  • Pueden ser uno o más crecimientos
  • Puede dar comezón
  • Puede irritarse con la ropa o las joyas y puede sangrar si se pica o restriega
Diagnóstico
Algunos tipos de queratosis seborreica parecen oscuros. Es posible que sea difícil diferenciarlos de crecimientos pigmentados que tienden a volverse cancerosos. Es importante que un médico lo revise y se asegure de que se trata de queratosis seborreica. Por lo general, los médicos pueden realizar un diagnóstico preciso a partir de una evaluación de la piel. En casos inciertos, se puede realizar una biopsia para asegurarse.

Tratamiento
Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Las queratosis seborreicas no representan una amenaza para la salud. La mejor opción posiblemente sea no tratarlas. Si dan comezón o se irritan, o si usted siente que afectan su apariencia, se pueden quitar.

Las opciones de tratamiento incluyen:

Criocirugía: extirpación por congelamiento
Se usa nitrógeno líquido para congelar y destruir las células de la queratosis seborreica. El tejido conjuntivo subyacente permanece completo. Este procedimiento deja una costra que se desprende después de algunos días. Puede haber una cicatriz plana o piel de color más claro.

Remoción quirúrgica: raspado o rasurado
El médico puede utilizar un escalpelo o una rasuradora para cortar el crecimiento. Esto puede dejar una pequeña cicatriz.

Remoción Láser
Los crecimientos puede quemarse con un láser (rara vez es necesario)

Prevención
No hay medidas de prevención de la queratosis seborreica, ya que la causa no es clara.




RESOURCES:
American Academy of Dermatology

American Academy of Family Physicians

CANADIAN RESOURCES:
Canadian Dermatology Association


References:
Seborrheic keratosis. American Academy of Dermatology website. Available at: http://www.aad.org/public/publications/pamphlets/common_seb_keratoses.html . Accessed November 16, 2012.

Seborrheic keratosis. American Osteopathic College of Dermatology website. Available at: http://www.aocd.org/skin/dermatologic_diseases/seborrheic_keratos.html . Accessed November 16, 2012.

Seborrheic keratosis. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed . Updated August 22, 2011. Accessed November 16, 2012.

Last Reviewed marzo 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.