Roséola
English Version

Definición
La roséola es una infección causada por un virus. Se caracteriza por el repentino comienzo de fiebres altas seguidas de aparición de sarpullido. Usualmente, este padecimiento se cura por sí sólo sin ningún problema y puede brotar en cualquier época del año, pero es mas común en primavera y otoño.

Roséola

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas
Por lo general, la roséola es provocada por un virus llamado virus del herpes humano 6 (HHV-6). Aunque también puede ser provocada por el virus del herpes humano 7 (HHV-7). Estos virus no son los mismos que los del herpes que causan herpes labial o herpes genital .

Factores de riesgo
Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición. Factores de riesgo de la roséola incluyen:
  • Edad: 6 meses a 3 años; más común es entre los 6 y 15 meses
  • Rara vez se informa el contacto con un niño infectado

Síntomas
Los síntomas de la roseola son los siguientes:
  • Fiebre
    • 103 °F a 105 °F
    • Comienza de manera repentina y no se asocia con otros síntomas
    • Dura 3 días, ocasionalmente dura uno o dos días más.
  • Pueden presentarse convulsiones asociadas con la fiebre alta hasta en un 5% al 10% de los niños
  • El sarpullido es característico en la roséola y se desarrolla típicamente de 12 a 24 horas después de la fiebre
    • Aparece primero en el pecho y abdomen
    • De color rosa
    • Puede extenderse a los brazos, piernas, cuello y cara
    • Dura de unas horas a unos cuantos días y no provoca comezón
  • Otros síntomas o signos pueden ser:
    • Nódulos linfáticos inflamados en el cuello y detrás de las orejas
    • Irritabilidad
    • Falta de apetito
    • Puede haber síntomas de infección de las vías respiratorias superiores antes del inicio de la fiebre

La aparición de sarpullido y su desaparición después de la fiebre, es rasgo característico de la roséola.

Diagnóstico
El doctor le interrogará sobre sus síntomas e historial médico y le practicará una exploración. Los síntomas y las características físicas de la roseola son tan distintivas que no se necesitan hacer más pruebas. Con frecuencia, hay evidencias de otros niños contagiados de roseola en la comunidad.

Tratamiento
No se requiere tratamiento para la roséola excepto si el niño está inmunocomprometido. El tratamiento mas eficaz es mantener la fiebre lo más baja posible y conservar una buena hidratación a base de líquidos.

Platique con su médico acerca de la mejor forma de mantener la fiebre baja, incluyendo:
  • Medicamentos tales como el acetaminofen (Tylenol) o ibuprofeno (Advil, Motrin)
  • Baños de esponja tibios
  • Muchos líquidos

El uso de aspirina no está recomendado para niños y adolescentes que tengan o que acaben de tener alguna infección viral. Por lo tanto, no administre aspirina a su hijo cuando padezca de roséola.

Llame a su médico si su hijo tiene ataques de apoplejía y/o si la fiebre persiste.

Prevención
Para prevenir la propagación de la roséola, evite el contacto con un niño contagiado cuando sea posible. El período de incubación es de 5 a 15 días. Se cree que el virus se propaga por contacto con saliva infectada y que los adultos forman el reservorio principal. Lave sus manos de manera cuidadosa y frecuente para ayudar a prevenir la propagación de la roséola.




RESOURCES:
American Academy of Family Physicians

American Academy of Pediatrics

CANADIAN RESOURCES:

Alberta Health and Wellness

References:
Centers for Disease Control and Prevention website. Available at: http://www.cdc.gov/ .

Kleigman RM, Jensen HB, Behrman RE, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2007.

The Merck Manual of Diagnosis and Therapy . 17th ed. Simon and Shuster; 1999.

The National Library of Medicine website. Available at: http://www.nlm.nih.gov/ .

The Nemours Foundation website. Available at: http://www.nemours.org/index.html .

Last Reviewed diciembre 2011



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.