Dedo en martillo
English Version

Definición
El dedo en martillo se produce cuando el tendón extensor hacia la articulación distal del dedo se estira o desgarra. El tendón extensor se encuentra en la parte superior del dedo. La articulación distal es la última articulación cerca de la punta del dedo. A veces, esta lesión incluye una pequeña fractura del dedo.

Huesos, tendones y músculos de la mano

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.
Causas
La causa más frecuente del dedo en martillo es cuando la punta del dedo se somete a una fuerza de flexión o se golpea contra un objeto sólido. Ocurre frecuentemente en los deportes, como el béisbol y el baloncesto, cuando una pelota golpea el extremo de un dedo extendido. Esta lesión provoca que el tendón que se encuentra detrás del dedo se desgarre parcial o totalmente y, en consecuencia, no pueda extender completamente la articulación distal.

Factores de riesgo
Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición. El factor de riesgo principal para desarrollar el dedo de martillo son los deportes o las actividades que exponen al dedo a sufrir lesiones. Por ejemplo, el béisbol y el baloncesto.

Síntomas
Los síntomas del dedo en martillo incluyen:
  • Dolor y sensibilidad en la articulación distal del dedo después de la lesión
  • Inflamación y enrojecimiento alrededor de la articulación distal después de la lesión
  • Incapacidad para extender el dedo completamente

Diagnóstico
El médico puede indicar una radiografía del dedo lesionado para detectar una pequeña fractura que se extienda hasta la articulación con el objetivo de diagnosticar el dedo en martillo.

Tratamiento
El tratamiento para el dedo en martillo incluye:

Hielo
Durante el primer y segundo día, se debe aplicar hielo durante 15 minutos cada 3 ó 4 horas para reducir la inflamación y el enrojecimiento. No aplique el hielo directamente sobre la piel.

Medicamentos para el alivio del dolor
El médico puede indicar un analgésico recetado o de venta libre.

Férula
Por lo general, se coloca una férula en la articulación exterior del dedo para mantenerla extendida y evitar que se mueva durante la cicatrización. La férula debe usarse de 4 a 6 semanas. Si mueve la articulación distal lesionada, tendrá que comenzar nuevamente el período de inmovilización. Para esta lesión, lo más importante es seguir las instrucciones sobre el uso de la férula.

Ejercicios para el dedo
Es posible que necesite realizar fisioterapia después de que la férula sea retirada. Estos ejercicios lo ayudarán a mejorar la fuerza, la flexión y la extensión del dedo lesionado.

Cirugía
En casos poco frecuentes, será necesario realizar una cirugía. Esto ocurrirá si existe un desgarro total del tendón extensor o si hay una fractura que se extiende hasta la articulación donde el tendón ha distendido una parte del hueso suelto.

Con o sin cirugía, los dedos en martillo generalmente provocan una caída menor de la articulación distal del dedo. Sin embargo, debe tener una función casi normal y poder realizar deportes.

Prevención
La única forma de prevenir el dedo en martillo es evitar las lesiones en el dedo.




RESOURCES:
American College of Sports Medicine

American Physical Therapy Association.

CANADIAN RESOURCES:
Canadian Orthopaedic Association

Canadian Rheumatology Association

References:
Acute Finger Injuries: Part I. Tendons and Ligaments. American Family Physician . 2006 March 73(5): 810-6.

Handoll HH, Vaghela MV. Interventions for treating mallet finger injuries. Cochrane Database Syst Rev. 2004.

Mallet finger. eMedicine Consumer Journal . 2001 Feb 18.

Last Reviewed octubre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.