Herpes genital
English Version
Más información en profundidad sobre esta condición

Definición
El herpes genital es una infección. Provoca ampollas pequeñas, doloras y llenas de líquido. Estas ampollas se abren y dejan una llaga o úlcera marcada. Las ampollas pueden aparecer en los genitales, los glúteos o los muslos. Sin embargo, también pueden diseminarse a otras partes del cuerpo (p. ej., la boca, la cara o los ojos).

Herpes genital

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas
Generalmente, el herpes genital es causado por el virus del herpes simple 2. También puede ser causado por el virus del herpes simple 1 que causa herpes labial . El virus ingresa al cuerpo a través de una ruptura en la piel o de membranas mucosas. Después de la primera erupción, el virus emigra a las terminaciones nerviosas en la base de la columna vertebral. Permanecerá allí hasta la próxima erupción.

El virus se transmite por medio de:
  • El contacto sexual, incluidos el coito, el sexo oral y anal
  • El líquido de las ampollas del herpes que se pone en contacto con otras partes del cuerpo
  • Una madre infectada que se lo transmite a sus hijos durante el embarazo o el parto

El virus es más contagioso cuando las ampollas están presentes. Además, es contagioso durante la etapa de incubación. Ésta es la etapa antes de que las ampollas o las llagas sean visibles. El virus también puede diseminarse cuando no hay úlceras cutáneas visibles. Si bien el herpes tipo 1 suele aparecer con mayor frecuencia alrededor de la boca, también puede causar una infección genital, al igual que el herpes tipo 2.

Factores de riesgo
El factor de riesgo mayor es mantener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada. Los estudios sugieren que aproximadamente el 20% de las personas contraen herpes genital durante sus vidas. La infección no siempre presenta síntomas.

Una vez que el herpes simple está presente en el cuerpo, otros factores pueden desencadenar que se formen las ampollas. Éstos incluyen:
  • Fiebre
  • Enfermedad o infección
  • Sistema inmunitario debilitado
  • Menstruación
  • Períodos prolongados de exposición solar

A menudo, se desconoce la causa de una erupción.

Síntomas
Los síntomas dependen de si es la primera vez que le ocurre o no. El virus permanece latente entre las erupciones. Durante este momento, es posible que no tenga síntomas visibles. Todavía puede estar incubando el virus. Esto significa que el virus se puede contagiar durante las relaciones sexuales.

El número de brotes varía y puede disminuir con el tiempo.

Primoinfección
Esto ocurre cuando se expone al virus por primera vez. Es posible que no tenga ningún síntoma o puede sentirse como si tuviera gripe . Esto puede incluir fiebre y dolores musculares. Las ampollas pueden estar en la zona genital u otras áreas, como la boca, los labios o la lengua. Por lo general, el tamaño y la cantidad de úlceras son mayores durante el primer episodio. La primoinfección tarda aproximadamente dos semanas en resolverse. Las infecciones graves pueden durar más de un mes.

Infección recurrente
Esto sucede cuando el virus se reactiva en el cuerpo. La gravedad del virus, la duración y la propagación, son todos factores que varían. En la mayoría de los casos, estas infecciones son más breves. Pueden durar aproximadamente entre tres y siete días. Los hombres tienen más probabilidades de tener infecciones recurrentes. Estas infecciones suelen presentar úlceras más pequeñas y en menor cantidad. Por lo general, los síntomas se encuentran alrededor del área de la ampolla o úlcera. Recuerde que puede propagar el virus incluso si no presenta ningún síntoma.

Diagnóstico
El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará un examen físico. Si tiene ampollas y úlceras visibles, el médico las examinará. Es posible que las lesiones dentro de las vías urinarias, la vagina o el cuello uterino no se puedan observar fácilmente. Para ayudar con el diagnóstico, el médico puede:
  • Abrir una ampolla para tomar una muestra
  • Realizar análisis de sangre: su médico realizará análisis para averiguar si tiene el virus del herpes simple tipo 1 o virus del herpes simple tipo 2.

Si se le diagnostica herpes genital, es posible que se le realicen análisis para detectar otras enfermedades de transmisión sexual , incluido VIH .

Tratamiento
Es importante recibir tratamiento lo antes posible ya que así disminuye el riesgo de que infecte a otras personas y lo ayuda a recuperarse más rápido de un brote. Es importante recordar que el virus se mantiene en su organismo. No existen tratamientos que puedan matar el virus. Sin embargo, existen medicamentos para reducir el riesgo de tener un brote.

Medicamentos
Para tratar el herpes genital se utilizan medicamentos antivirales. Algunos ejemplos de dichos medicamentos incluyen:
  • Aciclovir (Zovirax)
  • Valaciclovir (Valtrex)
  • Famciclovir (Famvir)

Estos medicamentos se usan para tratar tanto a personas con una primoinfección como a aquellas con una infección recurrente. Si tiene una infección recurrente, el medicamento es más eficaz si se toma lo antes posible (p. ej., tan pronto como observe los síntomas).

Si tiene una infección recurrente, su médico puede indicarle que tome un medicamento antiviral todos los días para prevenir un brote. Esto se llama terapia inhibidora.

Asesoramiento profesional
Es importante aprender sobre el herpes genital y las maneras de evitar transmitirlo a las parejas sexuales. Su médico le proporcionará información acerca del virus.

Otros tratamientos
Su médico podría recomendarle:
  • Tomar un analgésico de venta libre
  • Aplicar paños fríos sobre las ampollas o úlceras
  • Tomar baños tibios
  • Usar ropa holgada
  • Mantener las ampollas o úlceras secas cuando no se esté bañando
  • Tomar antibióticos si tiene una infección bacteriana de las ampollas

Tratamiento para parejas sexuales
Es importante que su pareja sexual se realice un análisis para detectar herpes genital y que reciba asesoramiento profesional. Si su pareja tiene el virus, también debe recibir tratamiento.

Prevención
Las estrategias de prevención incluyen:
  • Usar condones de látex
  • Evitar tener sexo oral si su pareja tiene ampollas de herpes en la boca o el área genital
  • Evitar tocar las ampollas para prevenir el contagio en otras partes del cuerpo

Si está embarazada y tiene herpes, infórmele al médico. Los medicamentos suministrados a los recién nacidos inmediatamente después del parto pueden reducir la probabilidad de infección.




RESOURCES:
The American Congress of Obstetricians and Gynecologists

International Herpes Alliance

CANADIAN RESOURCES:

Sex Information and Education Council of Canada

References:
Berkow R. The Merck Manual of Medical Information . New York, NY: Pocket; 2000.

Centers for Disease Control and Prevention. Sexually Transmitted Diseases Treatment Guidelines, 2010. MMWR. 2010;59(No. RR-12):1-110.

Centers for Disease Control and Prevention Seroprevalence of herpes simplex virus type 2 among persons aged 14-49 years--United States, 2005-2008. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2010;59(15):456-459.

Contraception and STDs. Mayo Foundation for Medical Education and Research website. Available at: http://mayoresearch.mayo.edu/mayo/research/ndc_education/upload/most_contraception.pdf . Published 2003. Accessed June 24, 2008.

Corey L, Bodsworth N, Mindel A, Patel R, Schacker T, Stanberry L. An update on short-course episodic and prevention therapies for herpes genitalis. Herpes . 2007;14:Suppl 1:5A-11A.

Herpes genitalis. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed/what.php . Updated June 2008. Accessed June 24, 2008.

Herpes simplex. American Academy of Dermatology website. Available at: http://www.aad.org . Published 2005. Accessed June 24, 2008.

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.